Última hora

Última hora

El túnel de todos los superlativos

Leyendo ahora:

El túnel de todos los superlativos

Tamaño de texto Aa Aa

Es la ruta más importantes para atravesar los Alpes en el eje norte-sur de Europa. Los problemas de tráfico incitaron a los suizos a aprobar, en referéndum, la reanudación de la construcción de este túnel a finales de los noventa.

Esta proeza que evita el paso rutinario de camiones por los idílicos paisajes suizos forma parte del proyecto suizo AlpTransit que, asimismo, incluye los túneles de Lötschberg y Monte Ceneri entre los cantones suizos de Berna y Valais.

Pero el de San Gotardo es el túnel de todos los superlativos: 57 kilómetros a 2.000 metros de profundidad por el que transitarán, al menos, 300 trenes de pasajeros o de mercancías cada día.

Durante más de catorce años las tuneladoras han extraido alrededor de 24 millones de toneladas de roca, cinco veces más que la pirámide de Kheóps.

2.000 obreros han trabajado en este coloso de la ingeniería helvética, ocho han dejado su vida en ello.

Los detractores de San Gotardo creen que la nueva ruta proporcionará más beneficios a la UE que los que reportará a Suiza.

La Confederación Helvética no ha escatimado en gastos. Su colosal presupuesto que asciende a 7.500 millones de euros ha necesitado de varios referendos populares durante 15 años para aprobar su financiación.

Una hazaña que servirá para sustituir la
carretera por la vía de ferrocarril en el transporte de mercancías y de la que se beneficiarán directamente 20 millones de habitantes del sur de Alemania, Suiza y el norte de Italia.