Última hora

Última hora

FAO: el 16% de la población mundial sufre desnutrición

Leyendo ahora:

FAO: el 16% de la población mundial sufre desnutrición

Tamaño de texto Aa Aa

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación hemos charlado con Hafez Ghanem, subdirector general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Está en Roma, buenos días.

Hafez Ghanem: Buenos días.

Euronews: Señor Ghanem, hace meses que el precio de los cereales se está disparando, un aumento de alrededor de un 60% para el trigo, y de un 40% para el maíz. Sin embargo, la demanda y la oferta permanecen estables. ¿Cómo explicaría este fenómeno?

Hafez Ghanem: Los precios empezaron a subir a finales de julio con la sequía en Rusia. La sequía en Rusia ha provocado un descenso de la producción rusa y, como saben, Rusia es uno de los mayores exportadores de trigo.

Después de esto, ha habido ciertas decisiones políticas. Por ejemplo, las restricciones sobre las exportaciones rusas. Y la semana pasada se anunció una bajada de la productividad en Estados Unidos, lo cual afecta al trigo y al maíz.

Pero tiene razón, a nivel mundial, la oferta y la demanda, hoy en día, se mantienen en equilibrio, sobre todo porque hemos empezado el año con un nivel de provisiones relativamente alto.

Euronews: Precisamente, ¿cuáles han sido los primeros países afectados por esta subida de precios?

Hafez Ghanem: Ante una situación similar, siempre son los países pobres, los más vulnerables, los que tienen que importar los alimentos, sobre todo en África y en Asia.

Estamos en una situación hoy en día en la que el 16% de la población mundial está desnutrida, un 30% de la población de África.

Lo que esperamos ahora, en cierta medida, es que tenga un efecto positivo si este aumento de precios incita a los productores, sobre todo a los que se encuentran en los países en desarrollo, a producir más, a mejorar su productividad.

Euronews: En lo que respecta a la crisis mundial, ahora…

Hafez Ghanem: Hay dos impactos. El primero es el impacto directo de la crisis sobre los ingresos de los hogares sobre todo, de los hogares más pobres a causa de la reducción de la actividad económica, del empleo, y de las oportunidades de empleo. Con la bajada de las rentas de las familias se ha registrado un aumento de la pobreza y del hambre. El año pasado, en 2009, el número de personas que pasaban hambre en el mundo llegó a los mil millones. Esto se debe a la crisis financiera y al nivel relativamente alto del precio de los alimentos.