Última hora

Última hora

Último desafío en las calles francesas a la reforma de las pensiones

Leyendo ahora:

Último desafío en las calles francesas a la reforma de las pensiones

Tamaño de texto Aa Aa

Es el último desafío a Nicolas Sarkozy antes de que la controvertida reforma de las pensiones pase la prueba final en el Senado.

Más de un millón de franceses, según el Gobierno; 3 millones y medio según los sindicatos, se han echado a las calles para reclamar que el presidente dé marcha atrás, y no retrase la edad de jubilación.

“El jefe del estado no puede pretender, junto a su Gobierno, imponer una reforma tan importante como el futuro de las pensiones, mientras tres cuartas partes de la opinión pública apoyan este movimiento contra la reforma”, explicaba Bernard Thibault, secretario general del sindicato CGT.

El tiempo se agota: La reforma que ha despertado la furia de los franceses debería votarse el jueves en el Senado.

“Quien puede poner fin a todos los bloqueos y a todas las manifestaciones, es el presidente de la República. Lo único que tiene que hacer es lo que le pedimos los sindicatos y nosotros: cancelar el debate en el Senado”, insistía la líder socialista Martine Aubry.

Hay antecedentes: con sus huelgas, los sindicatos consiguieron evitar las reformas laborales y de las pensiones en 1995 y 2006. Está por ver si consiguen esta vez salir victoriosos del largo pulso que mantienen con el ejecutivo conservador.

Éstas escenas, la culminación de largas semanas de movilizaciones, se han repetido a lo largo y ancho del país. Es la sexta jornada de protesta desde el regreso de vacaciones.