Última hora

Última hora

Alison Balsom: el triunfo de una trompetista

Leyendo ahora:

Alison Balsom: el triunfo de una trompetista

Tamaño de texto Aa Aa

Ella ensalza la trompeta con su encanto; Alison Balsom fascina a todo el mundo con sus actuaciones como solista o en conciertos con su conjunto, como en el Laeizhalle de Hamburgo. Esta artista británica de 32 años es una excepción en un mundo predominantemente masculino.

“Me gusta mucho, porque es increíble trabajar en algo tan poco común y la gente se suele sorprender cuando digo que toco la trompeta. Me encanta sentir que hago algo que la gente pensaba que no era posible, me encanta”, explica la intérprete.

Para tocar la trompeta se necesita una gran capacidad pulmonar, vitalidad y valor para ponerse debajo de los focos.

“Creo que tienes que ser bastante extrovertido para tocar la trompeta, porque no la puedes tocar a medias. No te puedes esconder, el instrumento es el protagonista. Es fabuloso, tiene un sonido estupendo y se necesita mucha fuerza física para tocar la trompeta”, cuenta Alison Balsom.

No existe un repertorio muy amplio para el solo de trompeta; hasta el siglo XIX este metal no tenía válvulas, por lo que no se podía reproducir toda la escala musical. Por este motivo, no hay conciertos de Beethoven o Mozart para trompeta. ¿Cómo procede entonces Alison? Adapta ella misma las piezas compuestas para otros instrumentos:

“El reto es que no estaban escritos para trompeta y tampoco quieres quitar nada del original. Las piezas que transcribo me encantan, son obras maestras y no lo hago porque haya que hacerlo, sino para que valga la pena.”

“El barroco me fascina, por su pompa, pero también por su perfección. Está perfectamente estructurado, conmueve”, añade.

Alison Balsom no mira sólo al pasado, sino que también le atrae la música contemporánea. Por eso mismo, le pidió al pianista Tom Poster que le compusiera una obra.

“Escribir para trompeta comporta muchos retos, porque hay que tener el cuenta la naturaleza del instrumento. El trompetista no puede tocar durante horas porque se cansa mucho, así que hay que estructurar la música con cuidado”, asegura Tom Poster.

Alison sueña con trabajar con diferentes compositores para ampliar el repertorio de trompeta:

“Dentro de diez años me gustaría decir que estas tres obras han sido un éxito, que son increíbles, y que van a perdurar para siempre.”

En esta pieza ha escuchado los siguientes fragmentos:

Antonio Vivaldi: L’Estro Armonico, Op. 3, Concierto n°3 en G Mayor para violín y cuerdas

Tom Poster: Turn to the watery world

Astor Piazolla: Libertango

Manuel de Falla: Siete canciones populares
españolas

George Gershwin: I Got Rhythm