Última hora

Última hora

Tea Party: la corriente ultraconservadora que sube

Leyendo ahora:

Tea Party: la corriente ultraconservadora que sube

Tamaño de texto Aa Aa

Tea Party de medio millón de personas en Washington
Fue el pasado 28 de agosto; convocados por el presentador de Fox news, Glenn Beck, la nueva corriente ultraconservadora en Estados Unidos hacía toda una demostración de fuerza arengada por la estrella del partido, la ex candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin.

Obama es la bestia negra del Tea Party, cuyo nombre evoca el levantamiento de 1773 en Boston contra el impuesto sobre el té decidido por los ingleses. En su punto de mira el gobierno federal.

Charlie Dunn, activista del tea Party:
“Tenemos la sensación de que el gobierno está fuera de control y las cosas empeoran cada vez más. Están creando una deuda enorme que nos obligan a compartir, y no sólo a nuestra generación, sino también a las generaciones venideras. Queremos que eso se acabe”

Unidos por el rechazo del establishment de Washington, el Tea Party critica a los representantes de los dos grandes partidos. En Delaware la casi desconocida Christine O’Donnell, se impuso en las primarias republicanas al senador moderado saliente, Michael Castle, con un discurso marcadamente populista.

Christine O’Donnell:
“Nunca subestimen el poder de Nosotros, el pueblo”

Policía jubilado, John Wallace es miembro del Tea Party en el estado de Nueva York. Este movimiento que comparte los postulados de la derecha cristiana es alérgico a todo intervencionismo del Estado Federal, y se opone tajantemente a la ley de cobertura médica de Obama.

John Wallace:
“Es un marxista, y se cree que sacarme el dinero del bolsillo, un dinero que he ganado trabajando duro, y dárselo a otras personas es redistribución, un término que usan para que parezca justo. Siempre están hablando de justicia, pero lo cierto es que todo esto es el típico plan socialista”

Además de Obama, el Tea Party ataca a su brazo derecho en el Congreso, el líder de la mayoría Demócrata en el Senado Harry Reid. El candidato por Nevada se ha visto fragilizado por la crisis económica que ha golpeado con más dureza en este estado.

Su adversaria, Sharron Angle, del Tea Party, es una vehemente defensora de la privatización de la seguridad social. Para hacer frente a la crisis económica, afirma, sólo hay que recortar los gastos.
Angle cuenta con el apoyo de Mc Cain.