Última hora

Última hora

EE.UU: Modo de empleo de las elecciones a medio mandato

Leyendo ahora:

EE.UU: Modo de empleo de las elecciones a medio mandato

Tamaño de texto Aa Aa

Hace cuatro años, Nancy Pelosi se convertía en la primera presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense. En ese periodo ha acumulado más poderes que todos sus predecesores y ha contribuido de forma decisiva a dar una imagen positiva del legislativo de Obama, pero la tendencia ha cambiado.

Los estadounidenses renuevan los 435 escaños de la Cámara de Representantes. En la Cámara saliente hay 255 demócratas y 178 republicanos. Para hacerse con la mayoría, los republicanos tienen que ganar 39 escaños más. De conseguirlo, Nancy Pelosi tendría que dimitir y Jhonn Boehner pasaría a ser el portavoz de la Cámara.

En el Senado, sólo se renuevan 37 de los 100 escaños. Actualmente los demócratas tienen 57 y los republicanos 41, por lo que necesitan diez más para hacerse con la mayoría y reemplazar a Harry Reid por Micth McConnel.

En caso de que cada partido obtenga 50 escaños cada uno, Joe Biden, el vicepresidente, rompe el empate con su voto.

Además de la coyuntura, los demócratas también tienen la historia en contra: el partido que controla la Casa Blanca siempre ha perdido terreno en las elecciones a medio mandato.

Es evidente que en caso de victoria republicana, el país vivirá un periodo convulso, puesto que su prioridad es deshacer lo que Obama ha hecho o intentará hacer. Empezando por las reformas adoptadas con mayoría demócrata, como la de la cobertura médica o la regulación financiera.

Pese a todo, los pronósticos apuntan a que los demócratas mantendrán en el Senado una minoría de bloqueo o en el peor caso, el presidente puede usar su derecho a veto.

En cambio, con una mayoría republicana, las reformas en marcha como la de la ley de inmigración y el vasto proyecto de ley sobre el recalentamiento climático se frenarían en seco.

En cualquier caso, los republicanos tendrán que trabajar con los demócratas moderados en las dos Cámaras si quieren obtener la aprobación de leyes, sobre todo porque no tienen garantías de obtener el apoyo del ultraconservador Tea Party.