Última hora

Última hora

El flete aéreo, talón de Aquiles de la seguridad del transporte aéreo.

Leyendo ahora:

El flete aéreo, talón de Aquiles de la seguridad del transporte aéreo.

Tamaño de texto Aa Aa

La alerta desencadenada por el descubrimiento de dos paquetes bomba enviados desde Yemen, de los que uno transitó por el aeropuerto de Colonia-Bonn, ha puesto de relieve los fallos de la seguridad del cargo aéreo, nuevo objetivo del terrorismo internacional.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo ha dejado en mano de los gobiernos la responsabilidad de garantizar la seguridad de ese medio de transporte de mercancías. Su director, Giovanni Bisignani ha destacado la existencia de limitaciones técnicas:

“Una de las cosas que tenemos que mejorar es la tecnología, porque desafortunadamente, no podemos escanear paquetes de un cierto volumen. No creo que sea tan difícil, pero tenemos que dirigirnos a quienes fabrican ese tipo de tecnología”

El transporte aéreo de mercancías es, según la Asociación de Pilotos Británicos BALPA, el pariente pobre en lo que se refiere a seguridad en el transporte aéreo.

La concentración de los medios humanos y tecnológicos en el control del transporte de pasajeros ha relegado al olvido el flete aéreo, del que el 42%
se transporta en aviones comerciales, y el 58% viaja en aviones de cargo.

Sin embargo las maletas y paquetes que viajan a bordo de aviones comerciales son sistemáticamente escaneados, pero sólo un pequeño porcentaje de las mercancías a bordo de aviones de cargo son sometidas al mismo control.

Sin embargo, el flete aéreo es vital para la economía global. Su volúmen de negocio es de 35.600 millones de euros, y representa el 35% del transporte de mercancías mundial en valor. En 2009, 26 millones de toneladas de mercancía fueron transportadas en avión.

Para garantizar la seguridad en este tipo de transporte sin interrumpirlo, algunos reclaman escáners gigantes para controlar el cien por cien de las mercancías.

El problema es que las compañías son reticientes a asumir el precio de esos escáners. Otro inconveniente es el uso de rayos x en lugares tan frecuentados como los aeropuertos, pero además, algunos experos señalan que esos escáners no son tan sofisticados como los que se usan para controlar las maletas de los pasajeros.