Última hora

Última hora

El Papa llega a la España menos católica de la historia

Leyendo ahora:

El Papa llega a la España menos católica de la historia

Tamaño de texto Aa Aa

La presencia del Papa en España responde a algo más que a un viaje pastoral.

Benedicto XVI, que ha expresado su preocupación por la descristianización de Europa, pisa tierra española cuatro meses después de la entrada en vigor de la ley de ampliación del aborto, que el Vaticano tachó de “insensata”.

De tradición católica, el país se ha convertido en los últimos años, con el gobierno socialista de Zapatero, en una de las naciones europeas más progresistas y audaces en materia social.

La Iglesia teme que ese militantismo a favor del laicismo se extienda a América Latina.

Más de tres décadas después de la dictadura franquista, la tradición católica pierde fuelle en España:

En 2002, el 80% de los españoles se decían católicos. Ocho años después, el porcentaje ha caído al 73% y menos del 14% se declara practicante.

La tensión entre los obispos españoles y el ejecutivo socialista alcanzó su punto culminante en 2005, cuando el gobierno autorizó los matrimonios homosexuales.

En cinco años, se han celebrado 20.000 uniones de este tipo, pese a las protestas de la Iglesia católica y de la oposición conservadora que ha convocado multitudinarias manifestaciones en el último año.

El Partido Popular, que promete revisar esa ley y la relativa al aborto si llega al poder, también ha criticado con dureza la ley de libertad religiosa, que ha sufrido un nuevo aplazamiento coincidiendo con la visita papal.

El texto prevé entre otras cosas retirar los crucifijos de lugares públicos, no oficiar funerales institucionales católicos y que el jefe de gobierno no jure su cargo frente a un crucifijo, desarrollando lo que ya recoge la Constitución Española, la aconfesionalidad del Estado.

La revisión de los acuerdos Iglesia-Estado de 1979 también sigue pendiente.