Última hora

Última hora

Aung San Suu Kyi: 20 años de lucha por la democracia

Leyendo ahora:

Aung San Suu Kyi: 20 años de lucha por la democracia

Tamaño de texto Aa Aa

Un rostro conocido en todo el mundo. Una voluntad inquebrantable; Aung San Suu Kyi, ha dedicado veinte años de su vida a defender una idea: la convicción de que Birmania, podrá desembarazarse del yugo de la dictadura y que su partido, la Liga Nacional por la Democracia gobernará un día el país, rebautizado Myanmar por la junta en 1989.

La Nobel de la Paz ha ha pasado cerca de 15 años detenida, y desde 2003 estaba bajo arresto domiciliario. Pero los generales no han conseguido doblegarla.

La Dama, como la llaman la mayoría de los birmanos, es hija del general Aung San, el padre de la independencia que negocia con los británicos en 1947, antes de ser asesinado ese mismo año. Suu Kyi tenía entonces dos años.

En 1988, después de haber pasado casi 20 años en el extranjero, vuelve a su país. Ese mismo año estallan manifestaciones pro democráticas que el Ejército reprime con dureza.

Una nueva junta toma el poder. Suu Kyi decide entonces dedicarse a la política y cofunda la Liga Nacional por la Democracia, que promete reformas políticas.

Detenida poco después, los militares le propone la libertad a cambio de irse del país, pero se niega. Un año después gana las elecciones consentida por la Junta debido a la fuerte presión popular.

Pero el régimen anula finalmente los comicios y prolonga la detención de Suu Kyi. El escándalo internacional es tal que en 1991, gana el Nobel de la Paz, pero la Junta no cede.

En 1995, por fín, la liberan pero le prohiben salir del país.

La más conocida de los dos mil presos políticos que hay en Myanmar toma la dolorosa decisión de renunciar a ver a sus hijos y a su marido asentados en el Reino Unido. Este último muere de un cáncer en 1999.

En 2002, vuelve a ser detenida tras una serie de disturbios. Desde entonces, el régimen ha ído prolongando su arresto

El año pasado, envió una carta al dirigente de la Junta, el general Than Shwe y fue recibida por un oficial del régimen.

Tras la reunión se dijo dispuesta a comenzar una nueva era de cooperación entre la Junta y su movimiento democrático.

Un optimismo que matizan los analistas y disidentes:

Dr Muang Zarni, exiliado y disidente:
“En cuanto Aung San Suu Kyi pueda recorrer libremente las ciudades birmanas, siempre habrá una posibilidad de que pueda movilizar a la opinión pública contra el régimen…esa es una posibilidad que no se puede descartar…”

En el transcurso de veinte años de lucha, en los que ha sacrificado su vida privada sin conseguir lo que pedía, Aung San Suu Kyi ha recibido numerosos premios y muestras de reconocimiento a lo largo y ancho del planeta. Y no ha dicho su última palabra.