Última hora

Última hora

La OTAN y Europa, una asociación estratégica

Leyendo ahora:

La OTAN y Europa, una asociación estratégica

Tamaño de texto Aa Aa

La Alianza Atlántica da mucha importancia a sus relaciones estratégicas con la Unión Europea.
Una política europea fuerte de defensa beneficia una cooperación equilibrada en materia de seguridad transatlántica, según la doctrina oficial.

Después de esta reunión en Bruselas el pasado mes de octubre, los estadounidenses han manifestado sus temores a que los europeos recorten demasiado los gastos de defensa.

Es una consecuencia de los déficit presupuestarios que hasta los británicos tienen en cuenta:
“Hemos heredado un presupuesto de defensa desmesurado de cara a los próximos diez años, cerca de 38 mil millones de libras”, declara el ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague. “Cualquier Gobierno responsable tiene que actuar en consecuencia. Pero seguiremos siendo un país con una fuerza de disuasión nuclear independiente, con un despligue de nuestras fuerzas armadas en el resto del mundo”.

El Reino Unido, primera potencia militar de Europa, no es inmune a esta realidad. La mayoría de los países de la Unión han decidido cancelar o revisar los programas de equipamiento militar.

Lo que preocupa a la OTAN que fija en el 2% del PIB el gasto militar. Reino Unido, Francia y Grecia están por encima de esa cifra. Alemania, Italia o España, por debajo.

Globalmente los gastos militares de los países pertenecientes a la OTAN han pasado de 228 mil millones de euros en 2001 a 197 mil millones en 2009.

Una solución para ahorrar en tiempos de crisis es racionalizar los gastos y compartir los recursos militares entre países.

Es lo que han acordado Francia y Reino Unido, las dos potencias nucleares de Europa, compartir algunas instalaciones para pruebas nucleares y portaviones, manteniendo la independiencia de sus fuerzas armadas.

Aún así la cooperación militar entre los europeos sigue siendo difícil. Es el caso del avión de transporte militar A400M. Los retrasos y el sobrecosto han amenazado el proyecto. En el programa participan seis países de la Unión Europea más Turquía.