Última hora

Leyendo ahora:

Granjas urbanas


terra-viva

Granjas urbanas

En asociación con

“Hay un nuevo movimiento cultural cuyo lema es “hazlo por tí mismo”. Pretenden retirarse de tantos sistemas como sea posible”

“Es una forma muy subversiva de traer frutas y vegetales locales a los habitantes del la ciudad”

En Nueva York hay una nueva generación de granjeros que están haciendo algo productivo en lugares que normalmente no se usan para nada: las terrazas. Este campo orgánico con vistas de Manhattan está a 15 metros de la acera de Greenpoint en Brooklyn. La granja Eagle Street es el primer jardín comercial en Estados Unidos de este tipo. Antes era la terraza de una fábrica vacía.

“Estamos cultivando alrededor de 20 o 25 diferentes variedades de frutas o verduras, desde zanahorias, algo que sorprende a la gente porque la tierra es poco profunda, hasta berenjenas y tomates, porque a la gente del barrio le encanta. La granja lleva funcionando dos años. El primer año experimentamos mucho con cultivos, intentando averiguar cuales son las plantas que no mueren. Este año nos hemos centrado más en el marketing y ahora somos un negocio, vendemos a restaurantes, y tenemos un mercado y una comunidad que nos apoya. Funcionamos todo el año sin deudas”

No nos tenemos que ir muy lejos para encontrar otra azotea reconvertida en huerto: Brooklyn Grange en Queens, que transporta sus productos en bicicleta a restaurantes locales y también venden a residentes. El mercado de Bushwick acaba de recolectar la cosecha, es su primer año de actividad. Entros los cultivos favoritos están las acelgas,los rábanos, las zanahorias y la col.

“Le estamos dando a la gente verduras que han sido cultivadas a la vueta de la esquina en vez de algo que ha llegado de China, importado o que ha cruzado el país desde California. Todo es orgánico, no llevan pesticidas”

“Soy cocinera, cocino en el trabajo y en casa. Para mí es muy importante conseguir productos de calidad”

Los huertos en los tejados no son sólo una cuestión de cultivo. Hay toda una comunidad que sigue la filosofía de “ser orgnánico”. Cada vez más residentes y voluntarios trabajan en labores de cultivo, y una consolidada red de restaurantes está expandiendo otra cultura alternativa a la hora de comer.

El concurrido Roberta´s, se ha convertido en un sito donde comer lo que viene de la huerta y también en un club casero. Tiene una clientela fiel, y también tiene su propio invernadero y huerto en la parte de detrás del restaurante.

Agricultura, cocina, y sostenibilidad. Todo esto no sería posible sin un medio para difundir la idea: La radio. La “heritage radio network” emite desde una cabina situada en la parte posterior del restaurante.

“Los huertos en las azoteas suponen una hermona síntesis de gente trabajando junta. El fundador de Slow Food, Carlo Petrini me enseñó que el mejor sitio para reunirse es un restaurante familiar. Carlo Petrini decía que las cosas tienen que ser buenas, limpias y justas, y ese es el mensaje que esta cadena quiere transmitir”

Comida local, tejados sostenibles, y una creciente cultura a favor de la cocina de calidad está creciendo en Nueva York. Parece que la gran manzana quiere ser orgánica…

Selección del editor

siguiente artículo

terra-viva

Sostenibilidad: Una nueva tendencia en la moda