Última hora

Última hora

Rebelión civil contra los escáneres corporales en vísperas del Día de Acción de Gracias

Leyendo ahora:

Rebelión civil contra los escáneres corporales en vísperas del Día de Acción de Gracias

Tamaño de texto Aa Aa

La rebelión civil contra los escáneres corporales amenaza con bloquear los principales aeropuertos estadounidenses.

Cientos de ciudadanos se han organizado en Internet para mostrar su descontento por las nuevas medidas de seguridad aprobadas por las autoridades estadounidenses.

El movimiento insta a los pasajeros que viajen este miércoles o el jueves, Día de Acción de Gracias, a negarse a pasar un escáner corporal y a someterse a cacheos exhaustivos.

Para algunos pasajeros, las autoridades han ido demasiado lejos:
“Los nuevos procedimientos son mucho más intrusivos, afirma este pasajero, como los cacheos…en un momento dado, el policía tenía sus manos en mis calzoncillos, y eso echa para atrás”

“Es demasiado personal, apostilla esta viajera, demasiado invasivo. No quiero ver extraños tocando a los niños, no creo que sea necesario”

Otros consideran en cambio que las nuevas medidas son el precio a pagar para viajar con cierta tranquilidad:
“Todo el mundo habla de lo ofensivo que puede ser un cacheo, pero creo que olvidan que hace un año, un pasajero viajaba con una bomba escondida en su ropa interior”

A las críticas recibidas por atentar contra la privacidad, se suman otras denuncias por la cantidad de radiaciones que emiten los escáneres corporales.

Según un estudio realizado por la Universidad de Arizona, la probabilidad de morir por la radiación de un escáner de cuerpo entero y por un ataque terrorista son iguales: una de cada 30 millones

Pero por ahora, sólo los pilotos de líneas estadounidenses se librarán del trámite:

Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional estadounidense:
“La mayoría de los estadounidenses no están acostumbrados a los cacheos. Por supuesto, escucharemos las preocupaciones, por supuesto que haremos ajustes si están justificados, pero no serán cambios que afecten a la capacidad operacional básica que necesitamos para asegurarnos de que el transporte aéreo sigue siendo seguro”

Por ahora Europa sigue dividida sobre el uso de escáneres corporales: en los pocos aeropuertos que disponen del aparato, los pasajeros siempre tienen la opción de someterse a los controles tradicionales que no emiten rayos X.