Última hora

Última hora

Una nueva línea de diseño verde

Leyendo ahora:

Una nueva línea de diseño verde

Tamaño de texto Aa Aa

El ecodiseño, una historia de amor entre la idea, la forma y el medio ambiente. Tras años de desarrollo, el concepto ha alcanzado la madurez.

“En un primer momento, el ecodiseño consistía en utilizar material reciclado. Después nos dimos cuenta de que no se trataba sólo del material, puesto que éste no es ecológico por sí mismo, sino que depende de la manera en la que se utilice”, asegura Anne-Marie Boutin, presidenta de la Agencia francesa para la Promoción de la Creación Industrial (APCI).

El diseñador Frédéric Lecourt afirma, por su parte:

“El ecodiseño significa cambiar de criterio, pensar de forma diferente. Está presente en todos los niveles y en todas las etapas de la vida del producto: desde su producción, creación y uso, hasta su destrucción.”

La Ciudad de las Ciencias y de la Industria de París acoge una exposición de más de 200 piezas de diseño y ecodiseño. Entre ellas destacan un billar hecho de acero, y no con madera del Amazonas, o un banco público de material reciclado.

“El objetivo era fabricar un objeto que sirviera para concienciar a la administración local y a los ciudadanos de que reciclasen sus desechos. Este banco está hecho con cartones de leche”, ha explicado Boutin.

El asiento ha visto la luz en las oficinas de la agencia Sismo, en París. Para plasmar su idea, los diseñadores han optado por un elemento completamente diferente al tetrabrik, la materia prima:

“Teniendo en cuenta las limitaciones técnicas del ecodiseño, y que queríamos decirle a la gente que los tetrabrik se pueden reciclar, hemos elegido un elemento de mobiliario urbano, un banco público. Un banco público que me puedo encontrar en la calle, debajo de casa. Al reciclar, he hecho tangible toda la cadena, todo el ciclo”, ha contado uno de sus creadores.

Estos envases se componen de cartón, plástico y aluminio. El cartón ya se recicla, sin embargo no sucede lo mismo con las otras dos sustancias. Una circunstancia que ha inspirado al diseñador…

“No es un tipo de material muy bonito. Por ello también hemos elegido un banco, un objeto grande, porque es muy difícil crear un producto que quepa en una mano. Para hacer algo tan pequeño es necesario un acabado y una calidad superiores. Este componente tiene resistencia a los rayos UVA y resistencia mecánica, pero no es homogéneo. Es decir, que nos vamos a encontrar con trocitos de aluminio o de plástico, que no molestan, al contrario, dan fe de que es un banco reciclado”, ha declarado Lecourt.

Se necesitan 4.000 envases para producir este asiento. El “How many?” es un ejemplo perfecto de ecodiseño, desde su concepción hasta su uso.