Última hora

Última hora

Corea del Norte, aliado molesto para China.

Leyendo ahora:

Corea del Norte, aliado molesto para China.

Tamaño de texto Aa Aa

Es al menos lo que se deduce de las filtraciones de telegramas diplomáticos estadounidenses revelados por Wikileaks.

Tras las imágenes de fachada del caluroso recibimiento que dispensó Kim Jong-il al primer ministro chino Wen Jiabao en Pyongyang en 2009, hay dudas y hasta irritación por parte de los dirigentes chinos hacia el régimen norcoreano.

China estaría incluso dispuesta a abandonar a Corea del Norte, como subraya The Guardian. Hasta el tabú de la reunificación salta en mil pedazos:

“La República Popular China estaría conforme con la reunificación de Corea bajo un gobierno en Seúl y anclada a Estados Unidos en una alianza benigna”,

La opinión de dos altos responsables chinos fue repetida por un ex ministro de Exteriores surcoreano a la embajadora de Estados Unidos.

La península coreana está dividida desde la guerra del 50-53.

Técnicamente, los dos países siguen en guerra puesto que sólo firmaron un armisticio. Segun las filtraciones, China ya no considera a Corea del Norte como un aliado útil y fiable y no se arriesgaría a un nuevo estallido de las hostilidades en la península.

Y todo ello de puertas para dentro, porque públicamente Pekín siempre se ha abstenido de criticar a su aliado norcoreano.

La semana pasada, China se negó a condenar los tiros de artillería del Ejército norcoreano contra una isla surcoreana en el Mar Amarillo.

El ataque se saldó con cuatro muertos y disparó la tensión en toda la región.

No es la primera vez que Pyongyang recurre a la provocación. En 2009, el lanzamiento de un cohete, oficialmente para poner en órbita un satélite, desató la cólera, sobre todo en Japón. El cohete, con el mismo alcance que un misíl intercontinental, se estrelló en el mar a 300 kilómetros de las costas japonesas.

Según wikileaks, el entonces viceministro de Exteriores chino dijo a un diplomático estadounidense que Pyongyang se comportaba como un niño mimado para llamar la atención de Estados Unidos.

Para terminar, y siempre según las filtraciones publicadas por la prensa, Pekín considera que Corea del Norte ya se ha hundido económicamente y se hundirá políticamente dos o tres años después de la muerte de su líder, Kim Jong Il.

Pekín parece apostar a que la sucesión del líder comunista por su hijo Kim Jong-un no conseguirá salvar al régimen norcoreano.