Última hora

Última hora

Río: la guerra no acaba aquí

Leyendo ahora:

Río: la guerra no acaba aquí

Tamaño de texto Aa Aa

La presencia de tanques en las favelas de Río de Janeiro finaliza con la rebelión de los narcotraficantes pero la pacificación llevará tiempo.

La toma, por parte del tropas de élite, del complejo del Alemao, un grupo de 13 favelas dominado por el crimen organizado, ha sido alabado por la prensa, aunque la población teme que los narcotraficantes vuelvan si la policía no se implanta de manera permanente como sugiere el gobernador de Río.

“Existe este riesgo, si las Unidades de Policía Pacificadora sólo permenecen en las zonas más ricas de la ciudad, en las zonas turísticas, aquellas que albergarán los Juegos Olímpicos y el Mundial, una vez que estos acontecimientos hayan pasado, regresaremos al estado inicial”, comenta un analista brasileño.

Tras la toma del Complejo del Alemao, el pasado domingo, los policías y soldados se lanzaron al

registro casa por casa de las favelas. Se incautaron 40 toneladas de marihuana, más de lo que decomisan en un año en Río de Janeiro.

Los arsenales de armamento pesado fueron hallados gracias a la colaboración de los vecinos que, rara vez, rompen su silencio.

Los 150.000 habitantes de este vasto territorio esperan que la policía cree puestos permanentes.