Última hora

Última hora

Robert Kuhn analiza la reacción de China al Nobel de la Paz

Leyendo ahora:

Robert Kuhn analiza la reacción de China al Nobel de la Paz

Tamaño de texto Aa Aa

La concesión del premio Nobel ha vuelto a mostrar profundas divisiones entre China y Occidente que habían estado ocultas, en cierta medida, por las crecientes relaciones comerciales. Para discutir las consecuencias, está con nosotros el Dr. Robert Kuhn, analista y autor del libro “Cómo piensan los líderes de China “.

Euronews: Doctor Kuhn, China ha hecho una llamada para boicotear la ceremonia de los premios Nobel. ¿Cómo ha presionado China a las naciones que no la apoyen?

Robert Kuhn.: Esta ha sido la peor actuación de la diplomacia china, sobre todo si recordamos la reciente debacle de Corea del Norte. Tenemos que volver a los principios, y los principios comienzan para los líderes chinos con la creencia de que China ha conseguido, desde su situación de pobreza extrema, transformarse en un país moderno gracias al dominio y monopolio del Partido Comunista. Un líder me dijo en privado ‘no me gusta que Liu Xiaobo esté en la cárcel, pero ¿qué elección tenemos?’. Este es su forma de pensar.

E: Sabemos que hay una lucha dentro del liderazgo chino sobre qué dirección tomar en el futuro. ¿La dura reacción al Premio Nobel muestra que los halcones parten con ventaja?

R.K.:No creo que haya una lucha. Hay algunos líderes que no es que no miren de forma racional en términos de dominio del partido, sino que tienen un enfado visceral, están enfadados por lo que perciben como una conspiración occidental contra China, orquestada por Estados Unidos y utilizando a los llamados pequeños países europeos como vasallos para avergonzar a China, para contener al país. También está el factor de la gente. Mientras una significante minoría de China, particularmente en zonas urbanas, quiere alcanzar libertades en política e Internet, la gran mayoría piensa lo mismo, que el país está siendo reprimido y limitado por Occidente, por lo que en una lucha entre nacionalismo y patriotismo por un lado y reforma política por otro, siempre vencerá lo primero. Esa es la situación.

E: Hemos visto recientemente que ha habido un renacimiento del confucianismo. China ha lanzado su propio premio Confucio. ¿Son compatibles estos principios de obediencia y respeto en la China Moderna, donde, en cierto grado, la avaricia es buena?

R.K.:Es una pregunta muy interesante, y creo que lo que hay en China es un claro cambio desde el pasado, donde el principio de sacrificio individual era el ideal, y esto en una economía de mercado es un desastre. Así que tendría que haber un enfoque en el que los individuos, aunque no tuvieran libertad política, sí la tuvieran económica. Pero en ese entorno hay una evaporación de la moral en un sentido, porque la vieja ideología comunista de dar al Estado y ser generoso, obviamente, no funciona en una economía de mercado.