Última hora

Última hora

Protestas sin mordaza de los tunecinos en Francia

Leyendo ahora:

Protestas sin mordaza de los tunecinos en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Son tunecinos o franco tunecinos. Expresan su descontento con el régimen de Ben Ali, pero manifiestan su cólera en Francia.

Para ellos, las razones del descontento, de los problemas en Túnez, son evidentes, como explica esta francotunecina en París:

“No se puede contar con un gobierno que ha sido elegido en elecciones trucadas. Hace 20 años que tenemos al mismo presidente al frente del Estado.

Mientras el milagro económico funcionaba, todo iba bien, mientras había clase media, todo iba bien, pero hoy no se puede esconder la miseria social en la que están inmersos los tunecinos y se necesita una respuesta por parte de un Estado que sea democrático y un Estado de derecho”

En Túnez el poder parece sordo a las razones de este malestar que se propaga como un reguero de pólvora por todo el país.

La promesa de Ben Ali de crear 300.000 empleos para intentar calmar a la población no convence. Delante de las cámaras, la juventud desesperada se expresa midiendo eso si sus palabras:

“Tenemos a un presidente, un buen presidente, pero cuando habla no hace nada. Sólo habla, nunca vemos los resultados. Dice que se va a ocupar de los jóvenes, voy a, voy a y después nada”

El índice de paro en Túnez, del 13,3% en septiembre de 2010, está aumentando según el FMI

El gobierno calcula el crecimiento de 2010 en un 3,7%, y contempla un 5,4% este año.

Un despegue necesario para crear empleos, sobre todo para los jóvenes. Pero tras una década de fuerte crecimiento, Túnez lo tendrá difícil para recuperar el dinamismo económico de antes de la crisis financiera que ha golpeado con dureza a Europa, su principal socio comercial.

El 76,13% de las exportaciones tunecinas parten con destino a Europa y el 72,58% de las importaciones del país proceden del Viejo Continente.

Francia ocupa un lugar privilegiado. En 2009 sus importaciones de Túnez superaron los 3.200 millones de euros. El año anterior, Nicolas Sarkozy situó en un lugar destacado de su agenda las relaciones comerciales durante su visita de Estado al país de Ben Alí.