Última hora

Última hora

El Líbano busca primer minsitro

Leyendo ahora:

El Líbano busca primer minsitro

Tamaño de texto Aa Aa

Horas difíciles para el presidente del Líbano, el cristiano Michel Suleiman.

El lunes deben comenzar las consultas con los grupos parlamentarios para nombrar a un nuevo primer ministro.

Según la Constitución libanesa, éste tíene que ser musulmán suní, como Saad al-Hariri. En 2009, la formación de su gobierno precisó cinco meses de intensas negociaciones entre los diferentes grupos políticos libaneses.

La incierta aritmética parlamentaria deja pensar que esta vez será aún más difícil llegar a un acuerdo.

En la calle domina el escepticismo, como explica Suleiman Bakhti, habitante de Beirút:

“El gobierno esta paralizado desde el principio debido a las luchas políticas. Pero si queremos respetar la Constitución, la pregunta es si la situación permite formar otro gobierno con el mismo reparto entre oposición y pro gubernamentales que antes. Es difícil”

El bloque opositor, dominado por Hezbolá, no ha hecho ninguna propuesta para remplazar al primer ministro, cuya caída han provocado.

Sayyed Hassan Nasrallah, líder de Hezbolá, teme que miembros de su partido sean acusados por el Tribunal Especial sobre el Líbano que investiga el asesinato de Rafik Hariri, en el que el movimiento niega toda participación.

Hezbolá es la única facción libanesa que conserva las armas tras la guerra civil, de 1975 a 1990, bajo pretexto de defenderse de Israel.

Hoy por hoy es un Ejército más poderoso que el Ejército libanés, aunque según Hilal Khashan, analista, no habrá golpe de mano:

“La situación no es aún de máxima tensión. Pero lo será cuando se pronuncien la sentencias.

Habrá manifestaciones, pero no creo que se pierda el control de la situación. No creo que Hezbolá y el resto de la oposición vayan a lanzar una campaña militar para hacerse con el control del sistema político”

Una deriva violenta cortaría las alas a la economía libanesa en pleno boom financiero, turístico, y sobre todo, inmobiliario…un boom que ha hecho de Beirút una de las ciudades más caras del mundo.