Última hora

Última hora

La fiebre de Túnez se ha contagiado también a Egipto

Leyendo ahora:

La fiebre de Túnez se ha contagiado también a Egipto

Tamaño de texto Aa Aa

La imagen de un manifestante intentando rasgar el rostro del presidente Hosni Mubarak de una pancarta, es un símbolo inequívoco.


 
Mubarak lleva en el poder cerca de 3 décadas. Aún no ha designado sucesor, pero se especula  que le sucederá su hijo, el blanco de muchas críticas y protestas.
 
Hasta el momento se han registrado tres muertos y decenas de heridos. Una de las víctimas, un policía que fue abatido durante los enfrentamientos en la capital, el Cairo.
 
Los egipcios quieren un cambio de poder. Ni siquiera durante las protestas de 2005, llegaron a concentrarse en semejante proporción. Se contaban por miles. 

“Tenemos muchas reivindicaciones- explica una manifestante-, empezando con la dimisión de Mubarak, y siguiendo con otras de carácter social, económica, y política.

Estamos intentando crear algo nuevo. Algo así como un nuevo hijo, recién nacido, que no sabemos qué será de él. “
 
Además del presidente, los manifestantes también reclaman la salida del ministro del Interior.

Los disturbios se centraron en el El Cairo pero también tuvieron eco en Alejandría y Asuán, junto al Delta del Nilo. 

La manifestación ha sido alentada por la ola de protestas populares que vienen sacudiendo Túnez desde diciembre y que llevó a la renuncia del presidente Ben Ali.