Última hora

Última hora

Preocupación en Israel

Leyendo ahora:

Preocupación en Israel

Tamaño de texto Aa Aa

Los israelíes asisten impotentes a la oscilación de un régimen en el que pensaban que siempre se podrían apoyar en calidad de aliado regional.

Confidencialmente, el primer ministro israelí habría llamado a las cancillerías occidentales y estadounidenses a apoyar a Mubarak, aunque manteniendo un perfil bajo en público:

“Les recuerdo que la paz entre Israel y Egipto ha continuado durante más de tres décadas y nuestro objetivo es asegurarnos de que esas relaciones siguen existiendo”

El hecho es que desde que se desataron las protestas en Egipto, la angustia aumenta en Israel, como recogen los principales periódicos en su primera página. Ayer Haaretz titulaba con un expresivo “un nuevo Oriente Próximo” la nueva situación con sus consiguientes peligros.

Egipto, el más poblado de los países árabes, fue el primero en firmar la paz con Israel en 1979, poniendo fin a más de 30 años de guerra entre los dos países.

Jordania sólo siguió sus pasos en 1994, justo después de los Acuerdos de Oslo. Pero Israel no ha conseguido firmar la paz con sus otros vecinos árabes.

El mismo impulso de Oslo se vió frenado en seco por los numerosos obstáculos que se alzan entre israelíes y palestinos.

Y eso pese al continuo ballet diplomático de Egipto que desde hace años desempeña el papel de mediador entre las dos partes.

Sobre todo desde 2006, cuando Hamas llegó al poder en Gaza. Israel depositó todas sus esperanzas en la mediación del Cairo, que hace de árbitro pese a su desconfianza hacia el movimiento islamista debido a sus lazos con los Hermanos Musulmanes, bestia negra del régimen de Mubarak. La eventualidad de que el movimiento islamista llegue al poder es una de las principales preocupaciones del Estado hebreo.

En ese contexto, la designación de Omar Suleimán como vicepresidente ha aplacado los ánimos.

Muy conocido en Israel, a donde ha acudido en numerososas ocasiones, sobre todo para reforzar la cooperación contra Hamas, si Suleimán reemplaza a Mubarak, la continuidad del poder estaría asegurada y con ella, la estabilidad.

Eli Shaked, ex embajador israelí en Egipto:

“Si es cierto que los generales van a dirigir el país, no veo que se vayan a producir cambios en las relaciones entre Israel y Egipto, porque los generales que rodean al presidente Mubarak, los generales del actual régimen, están comprometidos con la paz, están comprometidos en sus relaciones con Estados Unidos y Occidente. La gran cuestión es: ¿Qué sucederá después de las elecciones? ¿Quién llegará al poder?

Es esa incógnita la que preocupa. Ahora que El Líbano parece inclinarse del lado de Hizbulá y con las relaciones con el aliado turco en su peor momento, Israel teme caer en un aislamiento aún mayor.