Última hora

Última hora

Hermanos musulmanes: el islamismo radical a la espera

Leyendo ahora:

Hermanos musulmanes: el islamismo radical a la espera

Tamaño de texto Aa Aa

Egipto está dividido en dos, como la plaza de Tajhrir desde el miércoles: la oposición al regimen de Mubarak y sus defensores.

La oposición tiene la iniciativa y entre ellos los Hermanos Musulmanes. En segunda fila al principio han tomado ahora puestos de vanguardia en la rebelión popular. Piden abiertamente que Mubarak se vaya del poder y del país.

Para el dirigente del movimiento islamista Rashad Al-Bayoumi, Mubarak ha perdido toda credibilidad. “Hemos oído durante mucho tiempo todas esas falsas promesas que nunca se han cumplido. Mubarack no ha cumplido ni una sola vez en 33 años así que ¿por qué hemos de esperar que vaya a cumplir en 8 meses?”

¿Quienes son los Hermanos Musulmanes realmente? Fundamentalistas islámicos, agrupados ahora en una plataforma llamada Comité de Seguimiento de las Reivindicaciones del Pueblo, no han estado en la vanguardia de las protestas, dicen ahora, para evitar que su presencia fuera el pretexto para una represión brutal del gobierno egipcio.

Los Hermanos Musulmanes están prohibidos en Egipto pero tolerados. Muchos de sus miembros están encarcelados. El movimiento islámico se fundó en 1928 bajo mandato británico para contrarrestar la influencia del ocupante colonial considerada una fuente de corrupción. Con varios sectores de opinión, el año pasado ocupó la secretaría general un radical islamista.

En 2005 en las primeras elecciones abiertas a más candidatos que a los oficiales del regimen egipcio los Hermanos Musulmanes consiguieron un 20 % de los votos. Su potencial es mucho mayor en unas elecciones limpias, sin fraude.

Es la fuerza de oposición más estructurada. Formalmente no es un partido porque la constitución egipcia prohíbe desde 2007 que todo movimiento político inspirado en creencias religiosas pueda ser jurídicamente un partido político. Una reforma de Hosni Mubarak pensada como herramienta para luchar contra el terrorismo del integrismo musulmán.

Los Hermanos Musulmanes han renunciado formalmente a la violencia desde los años 70. Poco que ver en este aspecto con sus correligionarios de Hamás que desde su fundacion en 1987 se presentan como vinculados en origen a los Hermanos Musulmanes pero sin renunciar jamás a la violencia.

Los Hermanos Musulmanes crecen y se arraigan en un entorno de carencias elementales. Han tejido una red de apoyo social y económico en un país sumergido en la pobreza y la falta de asistencia sanitaria básica. Son apreciados porque están donde el estado se ausenta y porque cubren las necesidades de familias en la miseria.

Después del Ejército los Hermanos Musulmanes son la fuerza más organizada en Egipto. Su credo es radical: la teocracia, reislamizar la sociedad, poner en vigor la sharia, la ley islámica. Reivindican la estricta segregación por sexos, la inferioridad de la mujer y un puritanismo estricto.

Algunos analistas sostienen que un eventual triunfo electoral de los Hermanos Musulmanes sería aceptado por el ejército siempre y cuando no comprometieran la situación internacional de Egipto, las relaciones con Israel y no provocaran un conflicto armado.