Última hora

Última hora

La solución está en la telaraña

Leyendo ahora:

La solución está en la telaraña

Tamaño de texto Aa Aa

Nick Skaer es un hombre araña moderno. Le fascina la seda con la que el arácnido teje su telaraña y ha reproducido sus cualidades con fines médicos: ha creado un entramado que se puede utilizar para sustituir el cartílago o reparar huesos.

La seda de las arañas es muy resistente pero su producción es muy escasa. Skaer se las ha apañado para no tener que trabajar con estos animalillos…

“Para la comercialización, lo que necesitamos es una gran cantidad de materia prima. Y los gusanos de seda nos la proporcionan”, asegura el científico y director de Orthox, la compañía que ha desarrollado los implantes.

“Lo descomponemos en moléculas de seda, lo que nos da un polímero que se parece mucho a lo que encontraríamos dentro de una araña o de un gusano de seda. Lo tratamos como lo haría la araña y conseguimos un entramado duro, fuerte y elástico”, añade.

La clave está en alinear las moléculas de la misma manera en la que lo hace el arácnido en el hilo de seda. El primer producto que ha salido de este laboratorio británico cercano a Oxford es un implante de cartílago para la rodilla.

“El cirujano tiene que eliminar la parte de cartílago dañada, recortar a medida nuestro dispositivo e introducirlo en la zona afectada”, explica Skaer.

La prótesis ha sido desarrollada en el seno de un proyecto de investigación de la Unión Europea, una colaboración que a Skaer le ha abierto muchas puertas:

“Hemos encontrado una compañía holandesa de células madre, que se llama Expand, con la que hemos estado trabajando. Si combinamos sus terapias con células madre con nuestras mallas podríamos obtener un tejido con una capacidad regenerativa aún mayor para este tipo de artículos.”

Está previso que los ensayos clínicos comiencen el año que viene y las expectativas son altas.

“Como se basa en un proceso biológico, es bastante sencillo y barato. Estamos cerca de conseguir un producto que se pueda implantar en seres humanos. No es ciencia ficción, ya casi es una realidad”, afirma el científico.

Más información en:

http://www.orthox.co.uk

http://www.silkbone.org