Última hora

Última hora

Los anti Mubarak resisten y desafian el toque de queda

Leyendo ahora:

Los anti Mubarak resisten y desafian el toque de queda

Tamaño de texto Aa Aa

El ambiente festivo permanece en la plaza Tahrir, en el día que los opositores al régimen han bautizado “día de la salida” por su deseo de que Mubarak abandone el poder tras 30 años.

El único momento de tregua en el día se producía en las llamadas a la oración, que cristianos y musulmanes han compartido.

El Cairo no ha sido la única ciudad en registrar protestas de este tipo: otras como Alejandría o Suez también han constatado el poder de movilización opositor.

Al otro lado del espectro los pro Mubarak se han manifestado también aunque de manera más agresiva. Numerosos reporteros, sobre todo occidentales han sido retenidos e incluso detenidos por grupúsculos afines que también han prendido fuego a la oficina de Al Yazira en la capital

El cortafuegos entre unos y otros ha sido el ejército, que se ha bloqueado la calle que separa a los dos grupos.

Aún así se han producido disturbios también este viernes. El ministerio de sanidad ha reconocido que el balance de víctimas asciende a 11 muertos y más de 900 heridos desde que comenzara la revuelta.

El gobierno no cede aunque da pequeños pasos.

El primer ministro egipcio ha asegurado que los manifestantes que se oponen al ‘rais’ no serán desalojados de la plaza y se ha anunciado una reducción de dos horas en el periodo de toque de queda.

Además el vicepresidente Omar Suleiman se reunirá el sábado con un grupo independiente llamado “de sabios” para intentar desatascar la situación.

Lo que sí que es homogéneo es el hastío de todos ellos como reconocía un manifestante: “Este país tiene científicos, atletas y pensadores, no podemos encontrar un buen líder porque durante años los hemos despreciado y ya es suficiente”.

El presidente estadounidense Barak Obama ha dado en una rueda de prensa su apoyo a que el pueblo egipcio “decida su propio futuro”.

Hasta ahora los periodistas destacados en el país afirman que hay una representación muy heterogénea entre los anti Mubarak y no un liderazgo islamista.