Última hora

Última hora

El partido de Ben Alí, cuesta abajo hacia su disolución

Leyendo ahora:

El partido de Ben Alí, cuesta abajo hacia su disolución

Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno tunecino ha suspendido todas las actividades de la todopoderosa formación del presidente depuesto que gobernó durante 23 años el país con puño de hierro. Sus reuniones están prohibidas y sus locales, cerrados. Los protagonistas de la revolución están felices: ven desaparecer los vestigios del antiguo régimen.

En Sidi Boudiz, donde comenzó la revuelta, continúan los disturbios. La Policía ha sido blanco de la ira de los vecinos después de que dos manifestantes muriesen en el incendio de la comisaría donde estaban detenidos. El Gobierno acusa a partidarios del presidente depuesto de intentar sembrar el caos.

Una caravana con miles de personas, a bordo de 300 coches y 12 autobuses, ha llegado desde la capital hasta la ciudad, empobrecida pero convertida en un símbolo de la revolución. Todos juntos han celebrado el éxito de la revuelta popular en Túnez. Mandaban así un mensaje alto y claro a Egipto, que continúa librando su propia batalla.