Última hora

Última hora

Egipto, hacia una nueva era

Leyendo ahora:

Egipto, hacia una nueva era

Tamaño de texto Aa Aa

Amr Echchoubaki, buenas tardes. El vicepresidente egipcio, Omar Suleimán, ha anunciado reformas encaminadas a cambiar la Constitución y a establecer el diálogo con la oposición. ¿Cree que esas medidas tendrán futuro y conseguirán convencer a la oposición?

Amr Echchoubaki:

En realidad creo que eso depende de la capacidad del régimen para reconstituirse por medio de esta comisión o de otras medidas eventuales. El problema es que ya no se cree en la facultad de este régimen para hacer verdaderas reformas políticas con Mubarak, ni que esta comisión busque ser un paso hacia una enmienda constitucional y no una estrategema para ganar tiempo y dejar los problemas para más tarde, como Mubarak ha hecho durante treinta años.

euronews:

Mubarak sigue aferrándose al poder. ¿Qué papel tiene la institución militar en este pulso entre Mubarak y los manifestantes, sabiendo que el Ejército, tanto los militares en activo como los reservistas, constituyen el pilar del poder en Egipto?

Amr Echchoubaki:

Yo creo que hasta ahora, el Ejército ha sido neutral. Protege las instituciones públicas y defiende la legitimidad. Pero hasta ahora, se puede decir que ha aceptado el hecho de que la legitimidad esta actualmente del lado de la calle y de la población, y que la legitimidad del presidente Mubarak se ha derrumbado.

Sea como sea, el Ejército es el pilar de este Estado y los egipcios son unánimes sobre la necesidad de cambiar de régimen y de presidente sin destruir el Estado ni disolver el Ejército para no reproducir el caos que ha vivido Irak.

euronews:

Amr Echchoubaki, los Hermanos Musulmanes, son utilizados como espantapájaros por algunas potencias extranjeras. ¿Cuál será su papel en la construcción del Egipto de mañana?

Amr Echchoubaki:

Los Hermanos Musulmanes son parte integral del movimiento político egipcio, por eso, como tendencia política que son hay que contar con ellos.

Hay compromisos que los Hermanos Musulmanes tienen que asumir para mostrar que respetan las reglas del Estado civil y de la democracia. Entre otras, la constitución de un partido político que se comprometa a respetar la Constitución civil y el régimen republicano.

En el pasado, el régimen ha impedido a los Hermanos Musulmanes formar un partido de esas características para utilizarlos como espantapájaros y atemorizar a Occidente y a Estados Unidos y hacer creer todo el tiempo que Mubarak era la única alternativa a los Hermanos Musulmanes. Eso, evidentemente, no es así, y esta revolución ha mostrado que existe una tercera vía que representa a la mayoría de los egipcios que quieren vivir dignamente y construir un Estado democrático y moderno a imagen de todos los países del mundo.

En este contexto, los Hermanos Musulmanes se han convertido en una corriente que no representa bajo mi punto de vista a más del 15 o del 20% de la población como máximo.