Última hora

Última hora

Cecilia Bartoli vuelve a la escena con Rossini

Leyendo ahora:

Cecilia Bartoli vuelve a la escena con Rossini

Tamaño de texto Aa Aa

En la Ópera de Zurich la aclamada cantante Cecilia Bartoli se ha reencontrado con un viejo amor, el compositor Gioachino Rossini, en Le Comte Ory.

En esta producción la obra se desarrolla a mediados del siglo XX, en un lugar indeterminado de Francia donde la mayor parte de los hombres se han ido a la guerra. Bartoli interpreta el papel de soprano de la Condesa Adéle.

“En el primer acto el Conde Ory es un ermitaño que vive en una caravana; desde fuera parece bastante normal pero su interior es casi como un apartamento de soltero”, señala la cantante.

“Él da consejos a las mujeres que echan de menos a sus maridos, y las invita a pasar a la caravana. Esas mujeres, más tarde, la abandonan un tanto aturdidas, no saben decir lo que ha ocurrido, pero definitivamente, se sienten más felices”.

euronews- Musicalmente hablando, Rossini no es el más fácil para una intérprete. ¿Por qué lo aborda entonces en sus óperas?

Cecilia Bartoli.- “Si usted puede cantar Rossini eso significa que tendrá una carrera larga y su voz se mantendrá saludable. Esto se debe a que con Rossini uno necesita mantener una voz ágil… La extensión de la voz es muy importante, además de agilidad, del control de la respiración, del legato… tienes que cantar con coloratura… tienes que ser capaz de sostener unas largas y preciosas frases sin coloratura. Todo esto es lo que realmente necesitas para ser un buen cantante.

¿Por qué no todo el mundo canta a Rossini? Porque Rossini es difícil.”, añade Bartoli.

Esta es una historia cómica de seducción, libertinaje y disfraces. Para seducir a las mujeres en el castillo de la condesa, el héroe, el Conde Ory y sus acompañantes se llegan a disfrazar de monjas. Al final, una vez desenmascarado, consigue arreglárselas para escapar.

“El trio final es probablemente el momento más bonito de la ópera, pero también el más ambiguo… porque el conde espera encontrar a la condesa en su habitación pero de hecho acaba acostado junto al joven paje Isolier”, asegura la interprete. “Así que en esta escena hay tres personajes, es todo muy ambiguo… y sensual al mismo tiempo. Además, la parte de la condesa aquí es muy dificil de cantar: difícil pero bonito. Yo diría mágico.”