Última hora

Última hora

La crisis egipcia desata un escándalo político en Francia

Leyendo ahora:

La crisis egipcia desata un escándalo político en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Una diplomacia ciega, y anclada en el pasado. La crisis tunecina y egipcia han dejado obsoleta la política europea con los países de la rivera sur del Mediterráneo.

Europa no ha visto venir los cambios y ha apoyado a regímenes autocráticos cuyas divisiones han hundido la Unión para el Mediterráneo, un proyecto defendido con fervor por el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Las sacudidas procedentes de Túnez y del Cairo han provocado especial malestar en París.

Esta semana, el periódico satírico el Canard Enchainé ha revelado que el primer ministro francés, François Fillon, fue hospedado por el régimen de Mubarak durante sus vacaciones de navidad en Egipto.

Fillon ha reconocido que aceptó la invitación de las autoridades egipcias y estuvo con su mujer y sus hijos en Asuán del 26 de diciembre al dos de enero.

Según el Canard Enchainé, Francois Fillon, su mujer y sus hijos se hospedaron en este hotel de la isla Elefantina tres semanas antes de las protestas contra el régimen de Mubarak.

Las revelaciones llegan en unos momentos en los que la ministra de Exteriores, Michele Alliot Marie, está envuelta en la polémica por haber viajado dos veces en el jet privado de un amigo, el empresario tunecino Aziz Miled, durante sus vacaciones de fin de año en Túnez, que ya atravesaba turbulencias sociales.

Estos escándalos llegan en mal momento para el presidente francés, porque salpican a dos pesos pesados de su gobierno, a su lado la noche de su elección, cuando anunció al mundo:

“Quiero que todo el mundo, los oprimidos, las mujeres martirizadas, los niños encarcelados o condenados a trabajar sepan que hay un país en el mundo que será generoso con todos los perseguidos: ese país es Francia.”

Ya criticado por su falta de perspectiva con respecto a los regímenes tunecino y egipcio, que visitó inmediatamente después de su elección, ayer el presidente francés impuso a sus ministros que limitasen sus vacaciones en el extranjero.