Última hora

La confrontación entre los opositores y los partidarios del presidente, Ali Abdullah Saleh, ha sido más pacífica que la mantenida ayer.

La policía se ha interpuesto entre ambos grupos que, el sábado, se enfrentaron con cuchillos y palos. Armas que, hoy, los seguidores del presidente han cambiado por su retrato.

A pesar de la promesa que hizo de no volver a presentarse a las elecciones de 2013, los ciudadanos quieren garantías.

Un joven dice que “el presidente debe hacer reformas significativas como dimitir y propiciar el diálogo nacional y que éste sea supervisado por los medios para que el mundo entero sea testigo.”

No es la primera vez que Saleh, en el poder desde hace tres décadas, promete cambios sin llegar a concluirlos. Por eso, la oposición que se ha reunido hoy con el presidente ha pedido a los países del Golfo que acudan como observadores a estas conversaciones.