Última hora

La progresión de precios en la segunda economía mundial registró una sorprendente desaceleración al caer en enero la inflación al 4,9% en ritmo interanual. El dato refleja también un cambio en la ponderación del IPC, pues ahora la alimentación ocupa una parte menor en ese indicador. Por otro lado, la presión sobre los precios de materias primas, podría obligar al Banco Central Chino a incrementar los tipos de interés.