Última hora

Última hora

El enroque de Gadafi sigue sembrando el terror en Libia

Leyendo ahora:

El enroque de Gadafi sigue sembrando el terror en Libia

Tamaño de texto Aa Aa

En el improvisado cementerio de Tripoli, la capital del país árabe, cientos de libios entierran a sus allegados. Las cifras de muertos varían dependiendo de la fuente y no son nada claras. El régimen habla de 300, la mitad de ellos militares, la ONG Human Rights Watch de más civiles asesinados y el ministro de exteriores italiano de unas 1.000 personas fallecidas.

Una matanza que se recrudece en el oeste del país, sobre todo en la castigada Tripoli.

“Están atacando a la población en todas las ciudades del oeste de Libia. La gente no tiene armas i creo que el genocidio ha empezado en el país. El discurso de Gadafi fue un mensaje encubierto para que sus colaboradores empezaran la matanza”, relataba Ibrahim Dabbashi, embajador libio ante la ONU.

En el este la situación es muy diferente. Todo apunta a que el pueblo ha liberado las principales ciudades, como Tobruk o Bengasi. El ejército de la zona o se ha retirado, o se ha pasado al bando de los manifestantes.

En la capital, sin embargo, reina la incertidumbre. Se escuchan disparos y las milicias del dictador intentan borrar las pruebas de las matanzas, robando cadáveres de los hospitales.

Gadafi, que prometió dejar el país “derramando hasta la última gota de sangre”, ha hecho venir a la capital a cientos de mercenarios de Níger, Ghana o Sudán para cubrir la estampida de deserciones en su ejército.

La comunidad internacional acusa a Gadafi pero no es capaz de llegar a un acuerdo para sancionar al dictador e impedir la matanza del pueblo libio.