Última hora

Última hora

Cientos de muertos en el tsunami que ha barrido las costas de Japón

Leyendo ahora:

Cientos de muertos en el tsunami que ha barrido las costas de Japón

Tamaño de texto Aa Aa

Una ola gigante ha barrido los más de dos mil kilómetros de costa occidental de Japón dejando cientos, tal vez miles de muertos. El tsunami lo desató un terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter con epicentro a unos 130 Km de la península de Ojica, en el noroeste del archipiélago.
 
Las cifras muertos aumentan cada hora que pasa, pero se han disparado al confirmarse que en Sendai, una de las zonas más castigadas por el maremoto, han aparecido en la playa entre 200 y 300 cadáveres. El tsunami ha arratrado un barco con un centenar de personas a bordo y un tren de pasajeros, los dos en la prefectura de Miyagi, en el noreste de Japón.
 
Decenas de incendios se han desatado en todo el país, el más preocupante, en una central nuclear en el noreste. 
 
Las olas de hasta 10 metros generadas por el maremoto posterior han arrasado todo a su paso, viviendas, carreteras, cultivos, en las costas de Sendai o Fukhusima. En algunos puntos han penetrado hasta 5 km en el interior de la tierra. 
 
El Gobierno japonés ha enviado fuerzas aéreas, navales y terrestres para socorrer a las víctimas del desastre. Ahora se teme que lo ocurrido en Japón se repita en otros países. Toda la cuenca del Pacífico está en alerta por tsunami, incluida la costa oeste de América desde Estados Unidos hasta Chile.
 
En países como Filipinas o Indonesia se procedió a la evacuación de decenas de miles de personas. En la memoria de todos está el destructor tsunami de 2004, que dejó más de 220.000 muertos. 
 
Las primeras olas ya han tocado, sin consecuencias, las costas de las islas Kuriles (Rusia), donde 11.000 personas habían sido evacuadas, así como la costa de Taiwán. Sin embargo, los especialistas advierten de que los tsunamis son una sucesión de olas en las que las primeras no son las más importantes, y que pueden durar horas.
 
Cruz Roja ha advertido del enorme riesgo que corren numerosas islas del Pacífico que el maremoto anegar por completo.