Última hora

Última hora

Libia: ¿últimos coletazos de la revuelta?

Leyendo ahora:

Libia: ¿últimos coletazos de la revuelta?

Tamaño de texto Aa Aa

Las imágenes grabadas por nuestros enviados especiales en Trípoli, bajo la estricta supervisión de milicianos de Gadafi, muestran una ciudad donde nada parece indicar que sólo unos días antes, el régimen del Coronel estaba a punto de sucumbir frente a la ofensiva de los insurgentes.

Las fuerzas leales a Gadafi han conseguido darle la vuelta a la situación reconquistando una tras otra las ciudades rebeldes.

Pero no muy lejos de Trípoli, se libra una cruenta guerra civil.

Ryad Muasses:

“Este es el lugar desde el que Gadafi pronunció el discurso en el que prometió acabar con la oposición. Pero aquí, en Trípoli, la capital, nada indica que en otros puntos del país, como en Ras Lanouf o Zawiyah, se sigue combatiendo.”

En la capital, los pro Gadafi son los únicos que se atreven a hablar. Los otros se juegan demasiado. Las fuerzas gubernamentales reprimen a sangre y fuego toda oposición: detenciones arbitrarias, desapariciones y torturas son la tónica cotidiana.

El miedo y la propaganda son armas psicológicas, tan letales como las de fuego. El portavoz del ejército, Milad Hussein, marcaba el tono el pasado fin de semana:

“Todo está llendo bien. Ahora casi todas las zonas rebeldes vuelven a estar bajo control. No se merecen ni una gran ofensiva, porque no son más que ratas que aterrorizan a los civiles. Cuando nosotros, las Fuerzas Armadas del Pueblo, entramos en una ciudad, ellos se limitan a levantar las manos y a rendirse”

Ni las protestas internacionales, ni el embargo sobre las armas o las sanciones financieras parecen hacer mella en el número uno de Libia que se dice determinado a morir en su país como un mártir.

No parece probable: la evolución de la contienda indica que el coronel dispone de los medios para aplastar a la rebelión. Aunque tenga que renunciar a los bombarderos, su supremacía militar es evidente.

Gadafi cuenta además con el apoyo incondicional de sus temidas milicias. La famosa quinta brigada, conocida como la brigada Khamis, está especialmente bien equipada y entrenada.

Sin olvidar el aparato de seguridad interior, los mercenarios y los apoyos tribales.

Toda una red dispuesta a dar su vida por el régimen.