Última hora

Última hora

La emergencia nuclear en Japón y sus secuelas financieras

Leyendo ahora:

La emergencia nuclear en Japón y sus secuelas financieras

Tamaño de texto Aa Aa

La contratación es errática y volátil, traduciendo el nerviosismo de los operadores ante las consecuencias que una contaminación nuclear a gran escala tendría en el aparato productivo nipón.

Las grandes firmas niponas, sobre todo las aseguradoras, han vendido posiciones en el exterior repatriando sus capitales para cubrir pérdidas y costes ligados a la catástrofe. Por esa razón el yen ha llegado a dispararse a la cota histórica de 75 yenes por un dólar, antes de caer por la recogida de beneficios. El Nikkei ha continuado su hundimiento.

El ministro de Economía, Kaoru Yosano atribuye la subida del yen a la especulación. “Los responsables financieros del país y el Banco de Japón desmienten precisamente que se estén vendiendo a toda prisa activos en el exterior para reenviarlos a Japón y poder pagar la factura de los desastre. El hecho de especular sobre esa posibilidad es claramente irresponsable, señala el máximo responsable económico de Japón.”

Pero no cabe duda que la economía japonesa ya no es la misma. Los fabricantes de automóviles, con Toyota a la cabeza, no logran reanudar la fabricación, debido a los cortes eléctricos y la ruptura en la cadena logística. 12 plantas de Toyota tendrán que permanecer cerradas por esa causa durante otra semana más.