Última hora

Última hora

¿Quedarse o irse?

Leyendo ahora:

¿Quedarse o irse?

Tamaño de texto Aa Aa

Es la decisión a la que se enfrentan millones de japoneses. El miedo a una nube radiactiva es el detonante de esa pregunta. Las informaciones contradictorias que llegan desde Fukushima comienzan a hacer mella en el estoicismo japonés.

“Estoy muy enfadado. No nos han informado de lo que está pasando. Estoy enfadado, sobre todo, con los responsables de la planta nuclear. Lo que están haciendo es de risa”

En Tokio, la capital, no se ven signos de un éxodo a gran escala. Organizar una evacuación en esta mega urbe de 35 millones de habitantes sería imposible. El Gobierno mantiene que no hay razones para alarmarse:

“En Tokio no estamos preocupados por una exposición a la radiactividad. Y creo que la mayor parte de los habitantes de la capital piensan lo mismo. No están preocupados”

No es del todo cierto. Lo que si es cierto es que para salir de Tokio hay que poder pagarlo. Un billete de tren a Osaka cuesta más de 1.000 euros.

“No quiero dejarme vencer por el pánico, pero el Gobierno está filtrando la información que nos da”.

Esta ciudad del Sur, a 6 horas de coche de la capital o 3 en tren, está recibiendo cada vez más gente, a medida que la situación se complica en el Norte.