Última hora

Última hora

Enseñar a los niños a "pensar en verde"

Leyendo ahora:

Enseñar a los niños a "pensar en verde"

Tamaño de texto Aa Aa

“Piensa en verde”. Éste es el mensaje que se difunde en escuelas de todo el mundo, a medida que la salud del planeta preocupa cada vez más. Colegios y universidades están en primera línea en la lucha contra el cambio climático. Porque la educación consiste también en enseñar a los niños a valorar y cuidar el medio ambiente.

La ecología, una asignatura más

En ningún sitio se toma más en serio el cuidado del planeta que en la escuela de Balandra del Sur, en Ecuador. Aquí, desde el primer momento, los niños aprenden sobre reciclaje y desarrollo sostenible. La ecología no es un eslogan, se ha convertido en una rutina diaria. Es una asignatura más. Los estudiantes separan los residuos que se generan en el recreo. Además, se organizan en equipos para tratar los desechos. Las botellas, clasificadas por colores, se lavan antes de enviarse al centro de reciclaje.

Esta “escuela verde” cuenta con el primer inodoro seco en un centro educativo de Latinoamérica. Balandra aspira ahora a la certificación internacional de Eco-Escuela.

www.balandra.edu.ec/contenido/1/

Sobrevivir entre marismas, como sus antepasados

En los Países Bajos, con una parte importante del país bajo el nivel del mar, la gestión de los humedales es algo primordial. Desde muy pequeños, se enseña a los niños la riqueza de su medio ambiente, y cómo sus antepasados consiguieron construir una nación sobre marismas.

Los más jóvenes aprenden así a preservar estos ecosistemas reproduciendo lo que hacían sus antepasados para sobrevivir en marismas. Por ejemplo, construyendo pasarelas con tablas de madera para atravesar pantanos. Entender la vida y el desarrollo del bosque es el primer paso para saber cómo gestionarlo.

www.programmalandelijkgebied.nl/plattelandshuisoostgroningennl/hoofdmenu/nieuws-2/omgevingskwaliteit/nieuwsbrief-november-2010/ruiten-aa-daagt-kinderen-uit

Una escuela-hospital veterinario pionero

Angkor , en Camboya, no sólo es uno de los enclaves arqueológicos más importantes del mundo. También acoge una iniciativa pionera para difundir el valor de la biodiversidad: El Centro Angkor para la preservación de la biodiversidad. No es un zoo sino una escuela-hospital, la primera de este tipo en el país. Cada año, 200 animales son rescatados en este santuario.

Sus expertos dan clases de desarrollo sostenible, biología y ecología, por las escuelas de la zona. Además de enseñarles la importancia de la biodiversidad, se les enseña, por ejemplo, qué hacer si encuentran a alguien que tiene en su casa un animal en peligro de extinción. Y se les invita a participar en las tareas de mantenimiento del centro.

www.accb-cambodia.org/en/index.php