Última hora

Última hora

Huy, una localidad sin miedo a la energía nuclear

Leyendo ahora:

Huy, una localidad sin miedo a la energía nuclear

Tamaño de texto Aa Aa

En Tihange, a unos 80 kilómetros al sureste de Bruselas, se encuetran desde hace décadas tres de los siete reactores nucleares que posee Bélgica.

En la localidad cercana de Huy, el accidente de Japón parece no haber causado un gran impacto. Algunos de sus habitantes aseguran estar satisfechos con las medidas de seguridad que rodean la central. Otros sin embargo no lo tienen tan claro.

“No tengo miedo a la central nuclear, conozco perfectamente su funcionamiento, una vez la visitamos y pudimos ver cómo está construída”, dice una señora.

“El plan de rescate está, desde mi punto de vista, muy mal hecho y la gente no está bien informada”, asegura un hombre.

“Yo defiendo el desarrollo de las energías alternativas, estoy en contra de la energía nuclear”, afirma una mujer.

Tras lo ocurrido en Japón, los responsables políticos de Huy se reunieron para debatir sobre la energía nuclear y sus riesgos.

“A los habitantes de Huy les gusta, en general, la central, dice el alcalde. La central forma parte del paisaje lo que puede incluso ser un problema porque la gente ya está muy acostumbrada. Hay que estar atentos, la población quiere que la seguridad sea nuestra prioridad. No creo que la gente de Huy quiera el cierre de la central. A pesar de lo ocurrido en Japón”.

Hoy, la central de Tihange emplea a 930 personas y 27 empresas trabajan para ella. Los bomberos de la localidad aseguran estar preparados para hacer frente a cualquier tipo de situación que ponga en peligro a la población.

“Si la cúpula de la central cede tras el impacto de un avión o por un problema técnico tendríamos que echar agua sobre la cúpula para llegar al interior de la central”, explica un bombero.

El 31 de enero de 2003, el Gobierno belga aprobó una ley que prevé el cierre de todas las centrales nucleares antes de 2025.

“Japón está lejos. Lejos sobre todo para los habitantes de Tihange y de Huy que viven cerca de la central. De hecho, no parecen particularmente chocados por lo que está ocurriendo en Japón”, asegura nuestro correponsal en Bruselas, Sergio Cantone.