Última hora

Última hora

Japón, una semana después

Leyendo ahora:

Japón, una semana después

Tamaño de texto Aa Aa

Hace una semana, Japón sufría el peor seísmo de su historia. Un terremoto de nueve grados en la escala de Richter sacude Tokio y destroza el noreste del país.

Con el epicentro a 100 kilómetros de la costa, el seísmo provoca un tsunami de una enorme amplitud.

Las olas se adentran hasta cinco kilómetros en la tierra y se llevan todo por delante.

Las dos catástrofes desencadenan una serie de explosiones en las centrales nucleares de la costa…es un triple drama con un balance humano y material aún indeterminado.

Esta mañana, todo el país se ha detenido a la hora precisa del seísmo.

Un minuto de silencio por las víctimas de esta catástrofe sin precedentes que los japoneses viven con dignidad y calma.

La cifra oficial de 6.500 muertos y 10.000 desaparecidos es aún provisional, pero ya es más dramática que la que provocó el terremoto de Kobé en 1995.

La ola gigante ha borrado del mapa pueblos y ciudades enteras. Se calculan daños materiales de centenares de miles de millones de dólares.

“La ciudad llena de recuerdos se ha ido, dice este hombre Todo ha desaparecido”

Cerca de medio millón de víctimas comienzan a sentir la penuria de agua potable y víveres. Su situación se ha agravado con la ola de frío.

Condiciones extremas que ponen las cosas difíciles a los más vulnerables: los niños y los ancianos.

Una semana después, los equipos de rescate no esperan encontrar supervivientes. Sin embargo, muchas familias separadas durante el drama siguen reuniéndose con los suyos cada día.

Es el caso de este hombre que ha encontrado a sus familiares sanos y salvos.

“Fui al sitio donde estaba nuestro edificio, pero los míos no estaban allí. Separaron a las familias, pero al parecer, todos los menores han sobrevivido”

Muchos japoneses se van de las zonas devastadas y se refugian más al sur…ciudades enteras están ahora completamente vacías.