Última hora

Última hora

Yemen: Ali Abdalá Saleh en el alero

Leyendo ahora:

Yemen: Ali Abdalá Saleh en el alero

Tamaño de texto Aa Aa

Ali Abdalá Saleh, en el poder desde hace 32 años pero ¿por cuánto tiempo más? cada vez más aislado, este militar elegido presidente de Yemen en 1999, alterna desde febrero las concesiones a la oposición con la represión de las protestas.

Fiel a su máxima de “gobernar Yemen es como bailar sobre serpientes”, Saleh vuelve a tentar la suerte, esgrimiendo frente a quienes le abandonan la amenaza de la división del país y de la guerra civil:

“Quienes están intentando hacerse con el poder, deberían saber que no pueden hacerlo por la fuerza y a base de golpes. Esto va a convertirse en una guerra civil. Será una guerra sangrienta”

Las divisiones han marcado la historia de Yemen. Un golpe de Estado en 1962, en el que participó Saleh, deriva en guerra civil hasta 1970.

Al mismo tiempo, en Adén, el gran puerto yemení, una rebelión estalla contra los británicos, que controlaban la fachada marítima del país.

Se van en 1967, pero en el sur se instala una república popular y democrática bajo la esfera de influencia soviética.

Saleh, que había conseguido ser designado presidente de Yemen del Norte en 1978, y después de Yemen unificado en 1990, aplasta una insurrección sudista en 1994.

Pragmático, o manipulador, consigue integrar en su sistema a los jefes tribales y religiosos, ofreciéndoles puestos en el gobierno y distribuyendo subsidios.

En 1999 Ali Abdalá Saleh gana con un amplio márgen las primeras elecciones presidenciales. En 2006 repite victoria. Su mandato expira en 2013.

No había contado con el efecto de emulación desencadenado por la rebelión de los tunecinos y los egipcios.

Con una población de 23 milllones de personas, Yemen presenta un índice de paro del 35%, el 50% entre los jóvenes. El maná petrolero se ha agotado, el país no tiene agua ni otros recursos. El hartazgo de la población con el régimen de Ali Abdalá Saleh es más que perceptible.