Última hora

Última hora

Beber agua del grifo en Tokio es casi un acto de fe

Leyendo ahora:

Beber agua del grifo en Tokio es casi un acto de fe

Tamaño de texto Aa Aa

El agua corriente se ha convertido en el enemigo público número uno de los bebés en Tokio. El gobierno japonés ha aconsejado que no se les de de beber agua del grifo tras detectar un nivel de radiactividad dos veces superior al máximo legal permitido para esas edades. El máximo legal para los adultos aún no se ha alcanzado, por lo que pueden seguir consumiéndola sin temor:

- “Creo que la situación es distinta para las mujeres embarazadas y para los niños”, explicaba una tokiota. “Todos hacen lo que consideran más apropiado. Quien tenga medios para hacerlo, tal vez debería irse, supongo que es lo que deberían hacer las embarazadas”.

Lo cierto es que beber agua del grifo en Tokio se ha convertido casi en un acto de fe. Los grandes vacíos en los estantes de agua embotellada de tiendas y supermercados atestiguan que abundan los incrédulos:

- “Si se tratase de una situación provisional, yo no me preocuparía”, afirmaba un cliente. “Pero si no fuera así, habría razones para hacerlo”.

Al problema del agua se añade el de la contaminación radiactiva de alimentos. El gobierno ha prohibido la comercialización de leche, frutas y verduras de varias provincias del noreste del país.