Última hora

Última hora

La catástrofe en Japón cambia el destino de los muertos

Leyendo ahora:

La catástrofe en Japón cambia el destino de los muertos

Tamaño de texto Aa Aa

La catástrofe en Japón obliga a cambiar las tradiciones funerarias. En Higashimatsushima, en el norte del país, las autoridades han ordenado la construcción de fosas comunes.

Según las creencias niponas, los espíritus quedan liberados después de la incineración del cuerpo. Pero la magnitud de la tragedia humana impide que haya suficiente material y tiempo para realizar este costoso rito.

Un ciudadano asegura que no pueden llevar a cabo las cremaciones, ya que se tarde de dos a tres horas en cada cuerpo. Explica que se pudrirían y que están enterrándolos para incinerarlos en unos dos o tres meses.

El pragmatismo prima sobre las costumbres ancestrales. Las últimas cifras hablan de más de 9.500 muertos y 16.000 desaparecidos. Son demasiados, aunque los japoneses les rinden breves y sentidos homenajes mientras las excavadoras siguen haciendo hueco para los féretros que no cesan de llegar.