Última hora

Última hora

El alpinista Simon Yates, testigo del cambio climático

Leyendo ahora:

El alpinista Simon Yates, testigo del cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

Simon Yates empezó a escalar a los 14 años y lleva 25 años subiendo montañas:

“He estado en la India, en Pakistán, en Nepal, en Asia Central (en Kazajistán), en América del Norte (en Alaska), en Groenlandia, en varios países de Sudamérica, como Perú, Argentina o Chile. El único sitio en el que no he estado y al me gustaría ir es la Antártida”, cuenta Yates.

“Aquí, donde vivo, en el Distrito de los Lagos en Inglaterra, no he notado el cambio climático en 20 años. Pero no sucede así en todas partes.

El año pasado fui a la cordillera Tien Shan, en Kazajistán. Fui al glaciar Inylchek norte. Es un glaciar muy grande y no había vuelto desde 1998. Ya no había nieve, ni siquiera en las montañas de alrededor. Era muy sorprendente. Era como si visitara un lugar totalmente diferente. Cuando estaba en el campamento base, empezó a llover. Antes no llovía, siempre nevaba.

Fui a Pakistán en 2007 y hacía 15 años que no iba al glaciar Baltoro, un glaciar muy largo que va hasta el K2, la segunda montaña más alta del mundo.

Tiene varios kilómetros de ancho y unos 100 Km de largo. Se veía que el glaciar se había reducido durante estos años y que ahora la capa de nieve de las montañas de los alrededores era más fina.

Uno de los lugares que más me ha sorprendido ha sido Tierra del Fuego. Acabo de pasar tres semanas allí. Es un sitio en el que no suele hacer buen tiempo, hay mucho viento, llueve mucho.

Y durante estas tres semanas, sólo ha llovido dos días y me ha llamado la atención la temperatura que hacía. Algunos días llegábamos a los 25 grados. Creo que en mis visitas anteriores, la temperatura más alta que había visto en verano era de 15 grados. Es un cambio muy importante.

Evidentemente, el calentamiento global hace que la ascensión sea más fácil para nosotros los alpinistas, sufrimos menos. Sin embargo, también puede resultar peligroso. Si esperas que la montaña esté cubierta de nieve y hielo y luego resulta que no es así, te puedes encontrar con desprendimientos de piedras, que son bastante peligrosos”, explica Simon Yates.

:http://www.mountaindream.co.uk