Última hora

Última hora

Innorobo: los robots del futuro inmediato

Leyendo ahora:

Innorobo: los robots del futuro inmediato

Tamaño de texto Aa Aa

Los protagonistas mundiales de la robótica se han dado cita en Lyon en el primer salón internacional Innorobo. Los especialistas son unánimes, los robots van a entrar en nuestra vida cotidiana como lo hicieron la telefonía móvil e internet. No estamos todavía en la Guerra de las Galaxias, pero esta era parece cada vez más cerca. La revolución, la ‘robolución’ será tranquila. Los robots, nos enseñan en Innorobo, tienen una parte lúdica, pero también una parte práctica.

Aquí está “Nao”, el orgullo de los robots franceses, desarrollado por Aldebaran. Con 58 centímetros de altura, sabe hablar, ver y hasta bailar. Se trata de una plataforma de apoyo pedagógico y podría ayudar, por ejemplo, a los niños autistas, pronto estará disponible para el gran público.

“El robot ‘nao’ ha estado disponible por universidades y laboratorios para investigación durante dos años.

Nosotros pensamos que en el futuro los robots ayudarán a las personas a tener más autonomía. Los objetivos de robots como ‘Nao’ y otros de aquí no son quitarle el trabajo a la gente o hacer cosas en vez de nosotros, sino que imaginamos que alguien con una pequeña discapacidad que le hace perder autonomía la podría recuperar con un robot en casa”, explica Mattew Stroud, de Aldebaran.

La industria del robot mueve actualmente 3.500 millones de dólares, y se espera que esta cifra se triplique de aquí a tres años.

Desafortunadamente, los robots siguen siendo muy caros para incorporarlos a nuestra vida cotidiana.

Brunno Bonell, antiguo dirigente de Atari, explica como se incorporarán a nuestras vidas: “Todo el mundo espera que empiece una gran era de los robots, pero es inútil esperar una fecha concreta. Lo que sucederá es que poco a poco, a través del transporte o las tareas domésticas, por ejemplo, se irán incorporando a nuestras vidas; de manera que un día nos levantaremos y nos daremos cuenta de que hay bastantes a nuestro alrededor. Bill Gates dijo en los 80 que habría un ordenador en cada casa. Bien, de aquí a 10 años puede pasar lo mismo con los robots”.

Muchos de los robots se desarrollan para la investigación científica y aplicaciones sanitarias.

El ‘Birthsim’ enseña a las comadronas a aprender cómo atender un parto difícil, incluso a usar un fórceps. El sistema simula un parto con un sistema neumático que ya ha sido probado en varios hospitales universitarios de la región.

Otra de las aplicaciones médicas es esta ortesis que ayuda en la rehabilitación de miembros, pero también es usada en centrales nucleares para operar a distancia.

Colin Angle, considerado el Steve Jobs de la robótica, ha fundado iRobot y con un simple robot aspirador ha vendido 6 millones de unidades: “Los robots pueden hacer muchas cosas. Limpiar la casa es una muy simple, pero también hemos creado un robot que ayuda a los artificieros en Irak y Afganistán. Nuestro robot ‘packbot’ puede encaramarse a las minas y desactivarlas o hacerlas inofensivas. El packbot salva vidas, pero es un gran problema que estos robots tengan que ser usados centenares de veces al día”.

El ‘packbot’ y su hermano mayor ‘warrior’ son usados ahora en Fuckushima. Los primeros instalan contadores Geiger para medir la radioactividad y los segundos accionan las bombas de agua que refrigeran los reactores. Pero estos ingenios de iRobot han ganado sus medallas sobre todo en zonas de guerra.

Entre los robots más apreciados en la feria es ‘Pleo’ un pequeño dinosaurio robotizado dotado de una inteligencia artificial que aprende con el entorno.

Un invento ideal para los que vivirán sin duda el auge de la era robótica: los niños.