Última hora

Última hora

El jazmín, tabú en China

Leyendo ahora:

El jazmín, tabú en China

Tamaño de texto Aa Aa

Desde la revuelta tunecina, el jazmín desencadena enfrentamientos con la policía, como los del pasado 27 de febrero en Hong kong, cuando un puñado de personas acudieron a la convocatoria lanzada en internet.
 
 
 
Leung Kwok-Hung. Miembro del Consejo Legislativo de Hong Kong:
 
“Queremos plantar jazmín frente al símbolo del régimen comunista chino y no nos han dejado…ahora sí que siento que Hong Kong es parte de China”
 
 
En Shangai, el mismo día cerca de la plaza del Pueblo, la policía rodeó a 200 personas y les obligó a avanzar y a disolverse.
 
 
La manifestación de Pekín fue convocada en el Mac Donalds del barrio comercial de Wangfujing, como muestran las imágenes colgadas en youtube.
 
 
 
La policía hizo lo posible para impedir el acceso de la prensa internacional. Las autoridades chinas han decidido cortar por lo sano cualquier riesgo de contagio.
 
 
Wang Hui, portavoz del gobierno de Pekín:
“La seguridad y la estabilidad son los objetivos comunes del pueblo chino. Quienes esperan provocar incidentes se hacen ilusiones. Las personas que pretenden inspirarse de las revueltas en el mundo árabe están condenadas al fracaso”
 
 
 
En este país con quinientos millones de internautas el contagio puede llegar vía internet. La censura se ha abatido sobre palabras anodinas hasta ahora como Egipto, jazmín, Túnez. Google acusa a las autoridades de poner trabas al uso del dominio gmail a los internautas, una acusación inaceptable según el gobierno de Pekín.
 
Y para estrechar un poco más el cerco, el presupuesto para la seguridad en China acaba de aumentar un 13,8%, con 67 mil 400 millones de euros para 2011.
 
 
Las revoluciones en los países árabes han puesto a Pekín en una situación incómoda en la escena internacional.
 
En el Consejo de Seguridad, el 17 de marzo, China no utilizó su derecho a veto. Optó por la abstención al igual que Rusia, Alemania, India y Brasil en el voto de la resolución 1973 sobre Libia.
 
> Es improbable que haya una revolución en China, según un analista