Última hora

Última hora

Abiyán, ciudad fantasma

Leyendo ahora:

Abiyán, ciudad fantasma

Tamaño de texto Aa Aa

Abiyán es este lunes una ciudad fantasma, aterrorizada por los combates y el pillaje. Nadie osa salir a la calle. La situación es explosiva en la capital económica de Costa de Marfil, a la espera de la ofensiva final de la fuerzas de Alassane Ouattara contra el palacio presidencial, donde Laurent Gbagbo permanece atrincherado con unos 2500 hombres.

Los extranjeros huyen. Las evacuaciones han comenzado. Ya ha volado hacia Dakar un primer grupo de 167 personas, la mayoría franceses. El Ejército francés, que cuenta con una fuerza de 1400 soldados desplegada en Abiyán, recorre las calles rescatando casa por casa a los que desean partir. Un padre despide a su hija entre lágrimas. “Su mamá está en Francia. Va a su casa”, explica. “¿Quieres irte a Francia?”, le preguntan a la joven. “Sí, pero no quiero dejar aquí a mi padre”.

Unos 1700 extranjeros se han reagrupado en la base militar francesa de Port-Bouët para una eventual repatriación a través del aeropuerto internacional, controlado por las tropas francesas.

Laurent Gbagbo enciende a los marfileños contra el contingente francés por medio de violentos mensajes en la televisión estatal. “La fuerza francesa Licorne se comporta en Costa de Marfil como un ejército de ocupación sin ningún mandato, porque el mandato de la ONU no les da autoridad para ocupar el aeropuerto de un estado soberano”, afirma Toussaint Alain, consejero de Gbagbó.

Las fuerzas de Ouattara se han reagrupado a la espera de órdenes. A la espera del que parece el capítulo final de una crisis que comenzó tras la victoria electoral de Ouattara en las elecciones de noviembre y la negativa de Gbagbo a abandonar el poder.