Última hora

Última hora

Lele Mora: "El Bunga-Bunga es solamente un chiste"

Leyendo ahora:

Lele Mora: "El Bunga-Bunga es solamente un chiste"

Tamaño de texto Aa Aa

Lele Mora es uno de los representantes de celebridades más conocidos de Italia e íntimo amigo de Silvio Berlusconi. También es uno de los implicados en el escándalo Rubygate. La justicia le investiga por incitación a la prostitución. Conoce la villa de Árcore como si fuera su casa y niega rotundamente todas las acusaciones que se han vertido en contra él y el primer ministro italiano. Esta es la entrevista que nos ha concedido y su relato de los hechos.

euronews:
El escándalo político que protagoniza Silvio Berlusconi le salpica de lleno. La joven Ruby asegura que fue usted quien la introdujo en la villa del primer ministro. ¿Cuál ha sido exactamente su papel en esas fiestas?

Lele Mora:
“Nunca ha habido nada de lo que se ha dicho en la prensa. Y Ruby ya lo ha dicho. Ha declarado que nunca mantuvo relaciones sexuales el primer ministro. Lo único que hizo Berlusconi fue ayudarla. Y yo lo puedo asegurar porque estuve allí. No la llevé a Árcore, pero estuve allí. Son dos cosas diferentes. Ella llegó con dos amigas que habían sido invitadas a una cena como ha habido tantas. Una cena de lo más normal. No era una cena estratosférica, como se ha dicho, con strippers o un lap dance. No había nada de eso”, explica Mora.

“Voy a Arcore cuando me invitan desde 1976, cuando inicié mi amistad con Silvio Berlusconi. Y jamás he visto nada raro allí. Las cenas que organiza el presidente del Consejo son simplemente eso, cenas muy normales. Recuerdo que tenía la costumbre de elaborar menús tricolor. Por ejemplo, nos servía un entrante de mozarella, tomates y albahaca. Y luego tres platos de pasta, uno con tomate, otro con pesto y un tercero con salsa de queso. Rojo, verde y blanco como la bandera italiana. Luego cantábamos. A él le gusta cantar. Siempre llevaba a un grupo de músicos para amenizar la cena; había hombres y mujeres, eso dependía del día y de los invitados”, insiste Mora.

“También solía haber regalos para las mujeres invitadas a la mesa. Porque es un hombre muy galante. Aprecia mucho a las mujeres. Y eso no quiere decir que abuse de ellas”, añade.

“Todo el mundo habla del bunga-bunga. Y nadie sabe qué es eso. Es una broma, un chiste que a él le hacía gracia y que contaba en cada cena. Nada más”, concluye Lele Mora.

euronews:
¿Por qué había siempre mujeres jóvenes en esas cenas? También hay una respuesta para eso. Según Mora, Berlusconi se siente muy solo.

Lele Mora:
“Creo que a él le hacen sentir más joven. Es un hombre de setenta años y aprecia la juventud. Le da miedo hacerse viejo, que quiere que le diga. Una vez me dijo: tengo setenta y cuatro años y me siento un poco… no sé. Me gusta rodearme de gente joven. Me alegra, me rejuvenece y me da ganas de vivir”, dice Mora.

“Siempre busca la compañía de sus amigos. A veces me llamaba, muchas veces en el último minuto y me decía: acabo de llegar a Roma, ven a verme con quien más te apetezca. No tengo ganas de estar solo. No creo que eso sea reprochable. Y sin embargo, aquí estamos. A mi me acusan de incitar a la prostitución y a él de corrupción de menores. Todo es una tremenda sarta de mentiras”, explica Mora.

Todo el mundo sabe que usted siente fascinación por Benito Mussolini. ¿Cree que el Duce y Berlusconi tienen algo en común?: “Son dos personajes totalmente diferentes. Mussolini era un hombre de Estado y Berlusconi no lo es. Berlusconi es un gran empresario que se ha puesto al servicio de la política. Y tampoco es un padre para la nación, como lo era Mussolini. Y estoy hablando exclusivamente de el hombre. Ahora bien, puede ser que sí tengan una cosa en común: las mujeres. A Mussolini le encantaban y a Berlusconi también. Y además, mucho”.

euronews:
¿Qué imagen tiene Silvio Berlusconi de las mujeres, por lo que usted pueda saber?

Lele Mora:
“Las ama. Las ama a todas. Con locura, como un loco. Porque para él la mujer es la pasión, la vida misma”, concluye Mora.