Última hora

Última hora

Una vida bajo las aguas del Mediterráneo

Leyendo ahora:

Una vida bajo las aguas del Mediterráneo

Tamaño de texto Aa Aa

Esta es la historia de Jo Harmelin, un científico y buceador que ha podido constantar la evolución del mar Mediterráneo tras más de medio siglo sumergiéndose en sus aguas.

“Yo comencé en el mundo submarino en el Atlántico marroquí. Cuando descubrí el Mediterráneo en 1956 en mi primera experiencia de buceo en Córcega, en San Florent, me quedé maravillado por este mar transparente, extraordinario, tranquilo y sin grandes olas.

He tenido la suerte de trabajar como biólogo marino y buzo a lo largo de toda mi carrera. Percibimos pequeños cambios que después poco a poco se convierten en grandes cambios.

El primer indicio que tuvimos fue la llegada de peces en nuestra región del norte del Mediterráneo, que es la región más fría. Llegaban peces procedentes del sur del Mediterráneo, hasta que al final nos dimos cuenta por los registros de que las temperaturas estaban subiendo.

El mero, por ejemplo, no se reproducía aquí y tampoco en todo el norte del Mediterráneo. Empezó a reproducirse a finales de los años 90. Porque el mero necesita un agua a cierta temperatura en verano para que se le reavive un poco la libido

Allí por ejemplo durante la inmersión vimos un espectáculo de verdor con rocas recubiertas con una fina pelusa de una alga verde que llamamos Caulerpa Racemosa. Es una especie introducida que viene de la mitad sur de Australia y que ahora forma parte del paisaje local. Es un problema universal, esta mundialización de ciertas especies qué viajan, que se integran en el paisaje y que comienzan a dominarlo

La barracuda es una especie que forma parte del espectáculo de Port-Cros, hay un gran banco que gira alrededor de Gabinière, donde nos acabamos de sumergir. Ahora están por todas partes. No son especies invasivas, son especies que entran en las comunidades, que se integran. El Mediterráneo es acogedor, no sólo para los hombres, también puede ser acogedor para los organismos marinos. Yo espero que no terminen de colonizarlo, pero bajo el agua no hay reglas. Las comunidades evolucionan naturalmente, pero también evolucionan a veces motivadas por hechos en los que interviene la mano del hombre”

Underwater pictures courtesy Gilles Esposito (Parc National Port-Cros), Phillipe Mathieu