Última hora

Última hora

Fukushima se suma a Chernóbil en el nivel 7 de la INES

Leyendo ahora:

Fukushima se suma a Chernóbil en el nivel 7 de la INES

Tamaño de texto Aa Aa

Golpeada por una ola gigante el pasado 11 de marzo, la central de Fukushima se ve privada de su sistema de refrigeración. Una serie de fallos desencadenan emisiones radiactivas que TEPCO no logra detener.

En un principio, el accidente fue clasificado en el nivel 4 de gravedad, es decir, una emisión menor de radiactividad con consecuencias locales. Posteriormente fue aumentado al nivel 5 y el martes al 7, el más elevado de la escala Internacional de Eventos Nucleares radiológicos INES.

Esta escala mide la gravedad de los incidentes y accidentes del 0 al 7. A cada nivel suplementario, la gravedad se multiplica por diez. La clasificación se aplica sólo a las instalaciones civiles.

Hasta este martes, Chernóbil era el único accidente clasificado en el nivel 7, el máximo de la escala.

La explosión el 26 de abril de 1986 del reactor número 4 de la central ucraniana, por entonces soviética, proyectó 200 toneladas de residuos radiactivos y causó la muerte a 31 personas.

Otras 135 mil fueron evacuadas, y la nube radiactiva alcanzó a Europa y a parte de Rusia.

El accidente de la central estadounidense de Three Mile Island fue considerado de nivel cinco en la escala, es decir, de accidente con consecuencias de más largo alcance.

El reactor 2, cuyo núcleo se fusionó parcialmente, provocó una nube radiactiva de 30 kilómetros cuadrados. No hubo muertos, pero 140 mil personas fueron evacuadas. El accidente desencadenó una moratoria nuclear de 30 años Estados Unidos.

El accidente provocado por un aparato de radioterapia abandonado en la ciudad brasileña de Goiânia, el 13 de septiembre de 1987, fue clasificado en el nivel 5: accidente con consecuencias de mayor alcance. Murieron cuatro personas y 240 resultaron heridas.

La fuga de uranio en la central japonesa de Tokaimura, en 1999, fue clasificada en el nivel 4: accidente con consecuencias de alcance local.

Murieron 2 personas y otras 438 fueron irradiadas.

La Escala Internacional de Eventos Nucleares clasificó en su nivel 3 el incidente de Fleurus, en Bélgica.

En agosto de 2008, se produjo una fuga de yodo radiactivo en un laboratorio de radioisótopos de uso médico. Las autoridades recomendaron no consumir fruta ni verdura de los huertos vecinos.