Última hora

Última hora

La guerra de cifras radiactivas

Leyendo ahora:

La guerra de cifras radiactivas

Tamaño de texto Aa Aa

Greenpeace lleva semanas pidiendo la extensión de la zona de evacuación. Sus expertos, medidores de radiación en mano, denuncian que el nivel de radiación detectada en ciertas hortalizas en la prefectura de Miyagi es 75 veces superior al límite establecido por el gobierno que sigue permitiendo, en parte, su venta.

Niveles que continuarán aumentado si los temores de la operadora de la central nuclear de Fukushima se confirman. “La filtración de radiación no se ha detenido y nuestra preocupación es que la cantidad pudiera a largo plazo

alcanzar o superar la de Chernóbil”, dijo su portavoz.

Tras el rosario de errores en comunicación por parte del gobierno, los habitantes de Tokio no saben ya como catalogar un acto promocional de los productos procedentes de la prefectura donde se encuentra Fukushima.

Sólo una pequeña cantidad de hortalizas procedentes de la prefectura de Miyagi han sido prohibidas a la venta. El propio jefe del Gabinete japonés, Yukio Edano, ha querido mostrar, comiéndose un tomate, que los alimentos que llegan a los supermercados son sanos.