Última hora

Última hora

Kate, la última apuesta de los Windsor

Leyendo ahora:

Kate, la última apuesta de los Windsor

Tamaño de texto Aa Aa

A pocos días de la boda del príncipe Guillermo y

y Kate Middleton, el debate sobre la monarquía en el Reino Unido resurge con fuerza.

¿Tiene sentido mantenerla? ¿puede desempeñar una función útil en la democracia moderna?

Para los británicos, la personalidad de los miembros de la familia real juega indudablemente a favor o en contra de toda la institución. Ingrid Seward, de la revista Majesty:

“No tiene poder. Sólo están ahí por que tienen influencia, y su influencia sólo es relativa a su popularidad”

Y si alguien aportó popularidad a la familia real, esa fue Diana de Gales.

Su matrimonio con Carlos, en 1981, fue probablemente uno de los últimos grandes hitos en la historia reciente de la monarquía británica.

Ahora, la boda de su hijo mayor podría volver a desatar el entusiasmo popular

tras décadas de vaivenes y dramas marcadas sobre todo por toda una generación de naufragios matrimoniales.

El año 92 fue especialmente duro para la casa reinante, con la separación de los tres hijos mayores de la reina y el incendio de Windsor.

Poco comunicativa normalmente, la reina se saltaba el famoso “Never explain, never complain”.

Los novios son sin duda conscientes de que después de tantos divorcios y escándalos de todo índole, acarrean una enorme responsabilidad sobre sus espaldas:

Jennie Bond, experto en realeza:

“Los Windsor no pueden permitirse otro matrimonio roto, sobre todo una boda tan importante como la del heredero al trono. Así que tiene que funcionar. Por eso le han dado tiempo a Guillermo para tomar sus propias decisiones, tiempo para reflexionar y para convivir con esa mujer”

Pero aunque muchos ven a Guillermo y a Kate como la clave para reconstruir la confianza en la monarquía, probablemente pasarán muchos años antes de que accedan al trono. Según este especialista, no hay duda de que Carlos sucederá a su madre:

“Mucha gente señala este experto cree que se van a saltar el turno del Príncipe Carlos, pero nada de eso, no lo van a hacer y no deben hacerlo. Tiene derecho a ser el próximo rey. Y además, llegará al trono mejor preparado que cualquiera de sus predecesores”

Tarden lo que tarden en ser coronados,

Guillermo y Kate representan el futuro de la monarquía, que sigue contando con un amplio apoyo popular. Según recientes encuestas, el 47% de los británicos quieren preservarla tras la muerte de Isabel II, aunque la mayoría preferiría que Guillermo heredase el trono en vez de su padre…

“El futuro de la monarquía depende de este matrimonio en muchos aspectos. Obviamente, uno de los deberes de la novia es, aparte de hacer feliz a su marido, dar otra generación a la casa de los Windsor, porque así es como los Windsor se van renovando”

Renovando y reinventando. La boda de Guillermo con una plebeya es su última apuesta para recobrar la popularidad entre sus súbditos.