Última hora

Última hora

La ultraderecha finlandesa pone en aprietos a Europa

Leyendo ahora:

La ultraderecha finlandesa pone en aprietos a Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Gracias a su receta euroescéptica y nacionalista, Timo Soini ha conseguido que Verdaderos Finlandeses se convierta en la tercera fuerza política del país.

Es el único partido que ha progresado con respecto a las últimas legislativas, aunque más que de progreso se puede hablar de evolución espectacular: la formación ha pasado del 4,1% de los apoyos en 2007 al 19% este año.

Varios factores explican este fenómeno, pero el primero es la crisis de la democracia finlandesa. El partido ha recuperado el voto de los decepcionados y ha conseguido llevar a las urnas a los abstencionistas tradicionales.

Aunque ha abordado el tema de la inmigración, con el elocuente eslogan “los finlandeses primero”, la Unión Europea es la principal acusada de los males que aquejan al país:

Taneli Heikka, analista político:

“En esta campaña hemos asistido a discursos marcadamente antieuropeos, y eso es un elemento completamente nuevo”

Miembro de la Unión desde 1995, y único país nórdico que ha adoptado el euro, Finlandia forma parte de los países ricos de la UE un PIB per cápita de 33 618 euros.

Haciendo campaña contra los planes de salvamento a los países endeudados de la zona euro, Verdaderos Finlandeses ha tocado la fibra sensible de uno de cada cinco finlandeses.

Para Soini, los resultados de la votación pueden interpretarse como un referéndum sobre el euro, el que se negó a convocar el Gobierno saliente.

Timo Soini:

“Lo que sucede actualmente es que la Unión Europea está violando sus propias leyes, su propia Constitución que prohibe los rescates financieros. Eso ha quedado claro. El problema es que no tenemos por qué intervenir en las deudas de los demás países. Lo que necesitamos es una Europa que sea una zona de libre comercio. No soy antieuropeo, pero no me gusta la línea federalista que dirige el tren europeo desde hace años”

El Parlamento finlandés, al contrario que los de otros países de la Zona Euro, puede pronunciarse sobre las peticiones de fondos de financiación para planes de salvamento en la Unión Europea.

Pese a las amenazas de Soini, Bruselas asegura que los resultados de las elecciones en Finlandia no repercutirán en el rescate portugués.